Con el fin de dar a conocer el trabajo de escritores exiliados en México, haciendo hincapié en que “las culturas se incluyen no se excluyen”, anoche se llevó a cabo la conferencia “Poetas catalanes exiliados en el país”, en la Capilla Alfonsina de esta ciudad.

Dentro del ciclo de conferencias “Si me quieres escribir… autores del exilio español en México”, que desde el 19 de julio se realiza en la misma sede, tocó el turno a la catalana Rosa María Durán Gili, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, ofrecer una breve crónica del exilio español, el recibimiento en México y la labor literaria de resistencia de los catalanes.

Con el maestro Miguel Capistrán como moderador, Rosa María Durán citó y recitó algunos poemas en catalán y castellano de los poetas Agustí Bartra y Manuel Durán.

Hizo una comparación entre el contenido de sus textos antes de llegar a México y durante su residencia en “el país más noble”, ya que los primeros trataban de actividades y emociones más cotidianas, mientras los segundos hablaban de la añoranza de una cultura.

También manifestó que de estos artistas catalanes hubo una primera generación que casi se ha extinguido, pero de la que aún quedan sus obras, mismas que se conjuntan y aumentan con los frutos de una segunda, que está en desarrollo en la actualidad.

Además, comentó algunas anécdotas que le permitieron a su familia salir bien librada del régimen de Francisco Franco en España. Una de ellas fue cuando uno de sus hermanos tuvo que darle como oficio a su padre el de barrendero, para no ser señalados como hijos de un abogado a favor de la democracia, ya que eso les habría ocasionado la muerte.

En la parte final de su presentación habló del duro trabajo que pasaron los exiliados para ser publicados, ya que en un principio eran ellos mismos los que sacaban a flote sus libros, los cuales, aunque de mal material, contaban con buena calidad poética, siempre llevando la esencia de su cultura.

Así, mencionó el trabajo de Fidel Miró, fundador de Editores Mexicanos Unidos, Joan Grijalbo, con la editorial que lleva su mismo apellido, y del editor Bartomeu Costa–Amic.

Teniendo como fondo música de Cataluña, se desarrolló de manera amena la charla de Rosa María Durán, mujer catalana que después de enfrentar un exilio se adaptó y adoptó a la Ciudad de México, y al país en general, como su segundo hogar, como el lugar que le abrió las puertas para desarrollarse de manera libre.

Para cerrar la conferencia se leyeron dos poemas, uno de Agustí Bartra y otro del hermano de la ponente, Manuel Durán Gili.