Con el fin de garantizar a la población la calidad de la carne que consume y que esté libre de clembuterol o sustancias que dañen a la salud, la Cofepris avanza en el cierre de rastros que no cumplen con la normatividad sanitaria.

El titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Mikel Arreola, aseguró que se han intensificado las revisiones a estos lugares al pasar de mil 100 que se hacían en el año 2000 a cinco mil revisiones que se efectúan en la actualidad.

Informó que la Cofepris actúa directamente contra los rastros que procesan carne con clembuterol y debido a ello el viernes cerraron uno de estos establecimientos en Silao, Guanajuato, por una prueba positiva de que la carne contenía esa sustancia nociva para la salud.

“Vamos a seguir haciendo con todos los rastros de México un programa de revisión exhaustiva, a efecto de que en ese nivel de la cadena abastos-carne tengamos cerrado el riesgo de que pueda salir un corte o una muestra con clembuterol”, precisó en entrevista.

El funcionario recordó que tanto engordar ganado como vender la carne con clembuterol es un delito federal que persigue la Procuraduría General de la República, y quienes cometen esta falta tienen una sanción que va de cuatro a nueve años de prisión.

“Existe una cadena de responsabilidades importantes; el primero en ser responsable penalmente es el engordador que utiliza esta sustancia prohibida; el segundo es el que la procesa, es decir el rastro, y tercero, cualquier persona que comercialice con el producto”, puntualizó.

Arriola Peñalosa indico que los efectos en una persona que consume clembuterol es una intoxicación, pero la buena noticia es que en los últimos cuatro años se ha tenido una disminución importante de afectados por esa sustancia, al pasar de 800 a 300 casos, lo que equivale a un índice bajo de riesgo de 2.8 por millón de habitantes.