Regidores del PRI solicitarán una audiencia con el secretario de Seguridad Pública del estado, Ardelio Vargas Fosado, ante la preocupación por el término del convenio del ayuntamiento de Puebla y el gobierno estatal que obligaría a la autoridad municipal a regresar 400 elementos policiacos de un total de 938 comisionados en la capital.

En rueda de prensa, el regidor Octavio Castilla Kuri destacó que desde febrero se hizo el llamado al edil Eduardo Rivera para que suscribiera este convenio, mismo que fenecerá el próximo miércoles, “el pacto se institucionalizó desde hace varias administraciones anteriores y que en cada inicio de gobierno se suscribe o se hace vigente”.

Recalcó que sería preocupante que ante un incremento en la inseguridad el municipio se quedara sin 400 elementos que le hacen falta a la capital, vulnerando a los ciudadanos.

Castilla Kuri aseguró que este problema deja ver que no hay una coordinación entre el gobierno del estado y el municipio en materia de seguridad.

“En Puebla no se ha reflejado la unidad que ha pedido y pregonado el presidente Felipe Calderón, pues esta falta de acuerdos demuestran que hay una actuación en sentido contrario”, acusó.

Por lo anterior, solicitarán audiencia con Ardelio Vargas para exhortarlo a que tome la iniciativa para reafirmar el convenio y no afectar al municipio.

Preocupan cifras de inseguridad en la capital

Sandra Montalvo dio a conocer que de acuerdo al último reporte del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la capital poblana ha aumentado considerablemente en ilícitos, al indicar que de enero a mayo los robos con violencia pasaron de 406 a 698.

En cuanto a los robos sin violencia, en enero se presentaron 427 ilícitos, mientras que en mayo 727. También recalcó que el robo con violencia a vehículos se incrementó de 20 a 51, lo cual denota por lo menos un 150 por ciento de aumento.

Resaltó que en el caso de robo con violencia a transeúnte pasó de 220 a 465; mientras que en el caso de robo a transeúnte sin violencia pasó de 61 casos a 286, lo cual denota un aumento de este delito hasta en un 340 por ciento.

La regidora aseveró que estas estadísticas se basan en los reportes obtenidos a través del número de denuncias que se ha puesto en el Ministerio Público.

Asimismo, criticó el hecho de que no se esté cumpliendo en mantener el orden y garantizar la seguridad de los ciudadanos, pues en lugar de aplicar estrategias se han dejado de hacer.

Por ello, dijo que la escala de delitos en la entidad ha ido en incremento considerable, por lo que en caso de quitarle al municipio 400 policías se dispararían aún más estos delitos.

Salida de policías reduciría el estado de fuerza en un 30 %
El regidor Julio César Sánchez Juárez indicó que la salida de 400 policías del municipio representará una baja de hasta un 30 por ciento.

“Si se considera que de acuerdo a la información obtenida del Sistema de Indicadores de Desempeño (Sindes) que establece que para el segundo semestre de 2010 Puebla contaba con un promedio de .89 policías por cada mil habitantes, la perdida de los elementos sin duda impactará de manera drástica la seguridad en el municipio”, señaló.

Sánchez Juárez consideró que también debe tomarse en cuenta que del total de quejas contra el ayuntamiento, 89 por ciento se hace en contra de los elementos de Policía y de Tránsito del municipio, lo cual agrava aún más la situación porque se pierde en mucho la confianza hacia ellos.

Por si fuera poco, señaló que al regresar estos elementos al estado, perderán las compensaciones que otorga el municipio, lo cual los impactará si se considera que las diferencia de salario van de los mil 100 hasta los 7 mil 300 pesos, de acuerdo al rango de cada elemento.

Ante esta situación, la fracción de regidores del PRI reiteró su llamado al edil Eduardo rivera Pérez para actuar con prontitud y resolver este problema, al sumarse al llamado de unidad que hiciera el presidente Felipe Calderón para atender la seguridad en todas las partes del país.