Dbido a que con los operativos de desalojo de ambulantes del Centro Histórico ha ocasionado un incremento de este problema en la periferia de la ciudad, la Secretaría de Gobernación Municipal contratará 55 nuevos inspectores de vía pública para atacar este problema.

Y es que el secretario de gobernación municipal, Pablo Montiel Solana, admitió que el problema del ambulantaje se trasladó a otros lugares del municipio, mismos que no pueden ser atacados debido a que no hay suficiente personal.

De esta forma, aseveró que con esta nueva contratación que se dará en los próximos días, se logrará tener una plantilla laboral de inspectores de 90, lo cual permitirá controlar el comercio informal que ha emigrado a otras partes de la ciudad.

El funcionario municipal considero fundamental la contratación de este personal para atacar otros sectores de la ciudad donde prolifera el comercio informal, sobre todo fuera del centro de la ciudad.

En este sentido, explicó que hay otros comerciantes informales que operan en otros puntos de la ciudad y que invaden la vía pública, como los vendedores en camionetas, puestos de jugos, carritos de hot dogs, gelatinas, entre otros.

Indicó que algunos de ellos no pueden ser vigilados por la falta de personal, sobre todo en las actividades nocturnas, donde se presenta una importante actividad comercial informal en altas horas del día.

“Estamos ya en algunas definiciones y depurando la propuesta para contratar a este nuevo personal y con ello, vigilar más eficientemente la actividad comercial en algunas zonas de la periferia de la ciudad, pues así la verdad, nos está costando mucho trabajo.”

Además, la contratación de nuevo personal permitirá una mejor fiscalización por el cobro y permisos que otorga la administración municipal, pues con el actual esquema se dejan de percibir por lo menos un millón de pesos mensuales que deberían ingresar a las arcas municipales.

Indicó que con esta reestructura se podrá atacar de una forma más adecuada este problema, pues la intención del ayuntamiento es no bajar la guardia en la regulación de esta actividad.

El secretario de gobernación municipal precisó que con el cambio de administración se duplicó la entrada de recursos al ayuntamiento, es decir, que pasó de 250 mil pesos mensuales a 500 mil, pero por la falta de personal por lo menos hay una fuga más de un millón de pesos en general.

Detalló que teniendo más capacidad de fiscalización de este tipo de comercio, se logrará una mejor entrada de recursos al municipio y el proyecto de más inspectores se volverá autosustentable.

Montiel Solana recalcó que en consecuencia con la entrada de estos recursos se logrará que no se destinen más de los Recursos Públicos, sino que se cubriría la nómina de los nuevos trabajadores a través de los pagos realizados a la Tesorería Municipal.

Por lo anterior, el funcionario municipal aseveró que ya se presentó esta propuesta a los regidores del cabildo para que en una próxima sesión se pueda avalar la contratación de este nuevo personal y se mejore la capacidad de respuesta de la dependencia.