Luego de que a partir de este jueves 400  elementos de la Policía Estatal  que estaban comisionados al municipio de Puebla regresaron a la corporación, el presidente estatal del Partido Revolucionario Institucional, Juan Carlos Lastiri Quirós, advirtió que es una mala señal por parte del presidente municipal Eduardo Rivera Pérez una vez que se muestra que habrá en los siguientes días una ciudad insegura.

El dirigente priísta manifestó que esta situación da margen para que la delincuencia piense que la capital estará a merced de ellos para poder cometer todo tipo de ilícitos aún y cuando vaya a cubrirse esas plazas en un corto plazo.

Lastiri Quirós comentó que faltó un operador que manejara la situación antes de que se ventilara en los medios, además de que es un descuido del ayuntamiento que mostró una falta de planeación y comunicación ya que se desconocía el convenio que se había signado.

Comentó que Eduardo Rivera Pérez ha incurrido en algunos errores y lo que se le pide es que se ponga a trabajar y sobre todo haya atención en el área operativa.