El presidente Felipe Calderón reconoció que aun cuando ha habido notables mejoras en educación, salud, vivienda, agua potable, energía eléctrica y alcantarillado, está lejos de resolverse la problemática de pobreza y desigualdad en el país.

Al emitir un mensaje con motivo de su V Informe de Gobierno, el mandatario federal señaló que esos desafíos exigen a los mexicanos consolidar las instituciones democráticas, pues la democracia es la clave para atender y resolver las necesidades de la nación.

En el Museo Nacional de Antropología, adelantó que México alcanzará la cobertura universal en servicios de salud durante el presente año, para colocarse en la vanguardia mundial en la materia.

También dio a conocer que se ha logrado un lugar en Primaria para todos los niños de entre seis y 11 años y que el gobierno federal ha apoyado a tres millones de familias para que tengan una casa.

Acompañado por su esposa, Margarita Zavala, así como por los integrantes del gabinete, gobernadores y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, el mandatario destacó que en este gobierno, como nunca antes, más mexicanas y mexicanos tienen acceso a educación, salud, vivienda y servicios básicos.

Detalló que se han construido más de mil hospitales y clínicas y se está a punto de llegar a los mil nuevos bachilleratos que, junto con las casi 100 universidades nuevas, están dando oportunidad de estudiar a millones de jóvenes.

El presidente de la República aseveró que la única manera de erradicar la pobreza extrema es brindar un ingreso digno y directo a los más vulnerables mediante transferencias, pero también a través de un crecimiento económico que sólo puede venir si se moderniza la economía.

Mientras eso ocurre, dijo, “es necesario sostener los apoyos a las familias más pobres con los programas que tenemos y, al mismo tiempo, abrir las puertas de la educación y la salud a sus hijos”.

Recordó que desde el inicio de su administración se comprometió a buscar la igualdad de oportunidades, por lo que la política social se ha enfocado a que los mexicanos, en especial los más pobres, puedan hacer realidad los derechos sociales inscritos en la Constitución.

El titular del Ejecutivo federal refirió que su administración ha trabajado para que la población pueda desarrollar capacidades que le permitan salir adelante con su propio esfuerzo, pero desafortunadamente el ingreso de las personas se vio afectado por el aumento de los alimentos en 2008 y la crisis mundial de 2009.

Puntualizó que para “amortiguar” ese impacto se propuso compensar tal pérdida, aumentando más que proporcionalmente la ayuda que se otorga a través de programas como Oportunidades y Apoyo Alimentario.

Reconoció que con el respaldo corresponsable del Congreso de la Unión se fortalecieron y ampliaron los programas sociales y pese a las limitaciones presupuestales se logró concentrar recursos públicos en el mejoramiento de las condiciones de vida de los que menos tienen.

“Algunos de los frutos alcanzados se pueden ver, por ejemplo, en materia de salud, y a través fundamentalmente del Seguro Popular se ha dado un salto histórico hacia la cobertura universal, es decir médico, medicinas y tratamiento hospitalario para cualquier mexicano que lo necesite”, recalcó.

El mandatario mencionó que para ello en los últimos 10 años ha aumentado de 45 millones a más de 100 millones la cobertura de mexicanos que cuentan con algún esquema de salud pública.

Admitió que a partir de que se alcance la cobertura universal habrá que mejorar mucho la calidad y la calidez en el servicio, pues “esa es una de las principales quejas de la gente y junto con los gobiernos locales habremos de encargarnos de ello”.

Felipe Calderón dijo que junto con la salud la educación es un factor indispensable para el bienestar y el progreso y por eso se emprendió una Cruzada por la Calidad Educativa centrada en el mejoramiento de los docentes, el remozamiento de las escuelas básicas, el reforzamiento de los planes de estudio y la evaluación de los alumnos.

Destacó que por primera vez las plazas de maestro se concursan y se asignan al más competente y se modificó la carrera magisterial para que el aprendizaje del alumno sea el factor más importante en la entrega de incentivos a los profesores.

De manera adicional para que los niños y jóvenes no abandonen sus estudios por falta de dinero hoy más de seis millones de ellos tienen apoyo de una beca federal.

El presidente Calderón hizo énfasis en que de acuerdo con la información del Censo de Población y Vivienda, a pesar de la crisis y de la adversidad las familias mexicanas registraron elementos de mejora en varios indicadores.

Explicó que los resultados de ese conteo revelan que hubo mejoras importantes en el acceso a servicios de salud y educación, en la ampliación del parque habitacional del país y en la disposición de agua potable, energía eléctrica, alcantarillado y piso firme.

Lo importante, apuntó, es que esas mejoras fueron más significativas en los municipios más pobres del país, pero a pesar de ello “sé que estamos muy, muy lejos aún de resolver los problemas de pobreza y de desigualdad en México”.

Recalcó que “el reto es grande, es cierto, pero afortunadamente no partimos de cero. La política social beneficia ya a millones de familias y hoy los mexicanos debemos seguir adelante”.