Este martes estudiantes de la escuela normal urbana Emilio Sánchez Piedras, tomaron la institución educativa, encadenaron la entrada principal de la escuela y suspendieron las clases como medida de presión para evitar que se reduzca la matricula escolar de 135 a 54 alumnos de nuevo ingreso.

Los padres de familia señalaron que hasta la fecha no se le ha dado  una explicación razonable del por qué se quiere dar de baja a los estudiantes. Explicaron que lo único que se hizo fue mandar un oficio a los directivos de la institución educativa por no permitir el ingreso a los alumnos, presuntamente porque su ingreso fue irregular.

Ante esta situación los alumnos afectados, reprobaron las medidas de las autoridades educativas, pues argumentaron que perderán un año de estudio y lo realizado en los semestres que ya cursaron.

Indicaron que como próximos docentes, no están exigiendo trabajo al egresar de la normal, ni mucho menos una plaza en el magisterio, sólo que los dejen estudiar, pues es sabido que en la entidad no existen espacios laborales para los nuevos maestros.

Los padres de familia exigieron al mandatario, Mariano González, cumplir sus palabras de campaña, impulsar a la educación, y no coartar las oportunidades a la educación que tienen derecho todos los tlaxcaltecas

Cabe mencionar que la escuela Normal Urbana Emilio Sánchez Piedras se encuentra en la colonia Adolfo López Mateos de la ciudad capital.

Además de que los padres de familia acusaron al gobernador Mariano González Zarur y al secretario de Educación, Tomás Munive, de ser intolerantes y mostrar nula voluntad para garantizar la educación de todos los alumnos de esa institución.

Refirieron los alumnos que los padres de familia los apoyaran manteniendo las acciones de protesta y de represión a las autoridades; “no permitiremos que se cancelen o se den de baja a los estudiantes que cumplieron con todos los requisitos para recibir educación”.    

Mencionó uno de los estudiantes —anónimo por temor a represalias— que se quedará tomada escuela dividiéndose en 60 alumnos por tres turnos, siendo hasta el día de mañana cuando harán una marcha reuniéndose a las ocho de la mañana para que les den una respuesta a sus exigencias.