El representante de los padres de familia de la primaria del Colegio Humboldt, Augusto Galván, confirmó la desaparición del fideicomiso por 24 millones de pesos en esa institución y lanzó un llamado a las autoridades centrales de la institución para que reintegren los recursos a los estudiantes que pueden ser beneficiarios de los apoyos.

Afirmó que los recursos del fideicomiso sí desaparecieron, y también dijo que estaban destinados para que aquellos alumnos que quedaran en la orfandad pudieran continuar sus estudios sin problemas económicos.

Además, Augusto Galván confirmó que tiene la documentación para demostrar que los 24 millones de pesos se transfirieron del fideicomiso a las cuentas del colegio, al asegurar que esos documentos los firmaba la esposa del vicepresidente de Relaciones Corporativas de la armadora Volkswagen, Thomas Karig; así como la esposa del presidente del Consejo de Administración, Norbert Weiss, quienes desde su perspectiva hicieron todo el movimiento financiero.

Augusto Galván comentó que sobre el recurso desviado del fideicomiso, existe la sospecha de que fueron destinados a la papelería que hace poco tiempo adquirió el colegio, bajo el argumento de que el capital social del negocio subió de 50 mil pesos a 29 millones de pesos.

Reveló que hoy en día los estudiantes tienen un seguro de vida, pero por 600 mil pesos anuales por la póliza, con la que se beneficiaron personas cercanas a la administración del colegio y de la empresa armadora.

Finalmente, aseguró que el problema tiene más de dos años porque Thomas Karig utilizó sus influencias en el gobierno anterior —encabezado por Mario Marín Torres— para que el asunto fuera bloqueado; sin embargo, dijo que los padres de familia, exigen hoy en día, que el caso sea resuelto y no encuentra otra salida, más que la devolución de los recursos al fideicomiso de los estudiantes.

La respuesta

En un comunicado enviado a Intolerancia Diario, autoridades del Colegio Humboldt, rebatieron la información publicada por el semanario Proceso y señalaron que solamente es utilizada para ejercer presión en contra de la institución.

Aseguraron que el fideicomiso nunca estuvo bajo el nombre del colegio, sino que fue responsabilidad de la asociación civil denominada Asociación de Padres de Familia del Colegio Humboldt AC, personalidad moral que dejó de existir en el año 2005 por decisión de los integrantes y fue entonces cuando los recursos pasaron a ser parte del colegio y fueron destinados para los alumnos que se quedaron en la orfandad.

En el documento —enviado vía correo electrónico— el colegio asegura que no recibieron ninguna inconformidad de los padres de familia sobre los recursos del fideicomiso y que la institución cumplió cabalmente con sus obligaciones en todo momento.