Vecinos del barrio de Santa Ana exigieron al gobierno municipal tomarlos en cuenta para el programa de mejoramiento de barrios y colonias, ya que es uno de los lugares con más historia pero sumamente deteriorado.

Incluso acusaron al secretario de Seguridad Pública municipal, Amadeo Lara Terrón, de haberlos engañado al prometerles poner “en cintura” a la fábrica La Italiana, sobre todo en cuestión de vialidad.

Margarita Carrasco, presidenta del Comité pro defensa de la dignificación del barrio de Santa Anita AC, indicó que ninguna autoridad les ha hecho caso para mejorar a la zona, tan afectada por la fábrica La Italiana, a pesar de los constantes señalamientos y pruebas.

Dijo que Lara Terrón simplemente los engañó al afirmarles que realizaría operativos para que los tráileres de La Italiana o Italpasta no hicieran maniobras a toda obras, lo que hace de las calles un caos.

Detalló que fue el 25 de mayo pasado cuando llevó a los integrantes del comité de vecinos a dar una vuelta por las calles del Barrio de Santa Ana, donde le demostraron que los camiones pesados hacen a toda hora maniobras causando un gran caos vial.

“Hasta nos subió en su camioneta blanca y le íbamos enseñando lo mal que está el barrio; él nos dijo que estaba mal la situación, pero que le pondría un freno o metería en cintura a La Italiana al menos en cuestión vial, pero han pasado los meses y jamás ha hecho nada.”

La representante de los vecinos, de más de 70 años de edad, indicó además que el ayuntamiento ha “cerrado los ojos” a los problemas del barrio, ya que ahí habitan personas de escasos recursos.

“¿Porqué nos dejaron afuera del programa de mejoramiento de barrios?, ¿qué necesitamos tener a la UPAEP, como el Barrio de Santiago, o a gente adinerada o políticos viviendo en nuestras calles, como en el barrio de El Carmen, para que nos hagan caso?”, dijo molesta Margarita Carrasco

Indicó que el ayuntamiento solo los tomó en cuenta en el programa de talleres para capacitar en algún oficio a los vecinos. “Solo enseñan tejido a quien así lo requiera, apenas empezaron los cursos en la parroquia”.

El recorrido

En un recorrido de Intolerancia Diario por la zona se comprobó la dificultad de transitar en vehículo por las calles que circundan la fábrica, la que presume tener más de 50 años en la zona.

Lo que casi es imposible es estacionar cualquier carro en la periferia de las calles desde la 32 hasta la 26 Poniente, entre 11 y 15 Sur, debido al gran número de tráileres que han sitiado como estacionamiento todo el lugar. También el constante circular de las unidades de hasta 30 toneladas de peso deteriora gravemente no solo el pavimento lleno de baches, sino a las mismos edificios, como la iglesia de Santa Anita, que se encuentra en deplorable estado.

Cabe destacar que el barrio de Santa Anita este año cumple 452 años de su fundación, luego de que fue creado poco tiempo después de la de la ciudad de Puebla, por lo que se le considera una zona histórica.
“Se imagina que en las calles que circundan la Catedral de Puebla estuviera lleno de tráileres, pues es lo mismo aquí en Santa Anita, merecemos un mejor trato”, dijo la cronista.

El 19 de marzo de 2009, vecinos del lugar enviaron una carta a la entonces presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá Ruiz, explicando la gravedad de la situación, sin embargo jamás hubo respuesta de parte de las autoridades.

“Respetable señora alcaldesa: El Grupo Industrial La Italiana, S.A. de C.V., pretende adquirir más predios de la manzana en que se encuentra su bodega y su patio de maniobras e incorporarlos a las actividades industriales”, señala el texto en poder de Intolerancia Diario.

El viernes 19 de noviembre de 2010, nuevamente los quejosos hicieron llegar otra carta a las autoridades municipales encabezadas por Blanca Alcalá, pero esta ocasión para hacerle ver su repudio por la decisión del cambio de uso de suelo.

“Su administración está por concluir y las familias de este barrio sentimos que nos deja usted un legado administrativo muy lamentable”, señala parte del texto dirigido a Blanca Alcalá Ruiz.

Uso de suelo

La pasada administración del ayuntamiento cambió el uso de suelo en el Barrio de Santa Anita de casi 500 metros cuadrados para aumentar el territorio de la fábrica La Italiana, la que ha invadido varias calles de la zona generando el descontento de los vecinos, pues diario decenas de traileres mantienen invadidas las calles del barrio generando molestias, calles con baches por el peso de las unidades, en una zona que poco a poco se ha convertido en zona industrial.

Carrasco Porras informó que el ayuntamiento sin previo aviso le dio más terreno a la fábrica.

“La invasión del barrio de Santa Anita por la empresa La Italiana sigue adelante, se empeñan en crecer y expandirse dentro del barrio, ya es hora de que los señores de esta empresa hagan conciencia de que no pueden seguir acá. O es el barrio o es la Italiana.” Detalló que desde el siglo XVI era una zona habitacional, por lo que no se le debe cambiar el uso de suelo a industrial, y menos estando tan cerca del Centro Histórico.

“Emiten toneladas de smog los traileres y automóviles, a nosotros nos quitan el espacio para nuestros automóviles en la calle porque la Italiana resuelve su problema de estacionamiento a costa del barrio, pues en la vía pública estaciona las unidades pesadas y los automóviles de sus empleados.

”Pero esto no es lo peor, lo peor es que cuando estacionan los traileres obstruyen la entrada y salida de los carros, además del paso.

”Estas calles son de tres carriles, un carril siempre está invadido por los autos de los empleados, el segundo es para los tráileres que entran al patio de maniobras y queda un solo carril, por ese suponen que es suficiente para que pasen los autos.

”Además, cuando un tráiler tiene que maniobrar éste ocupa todo y forman grandes embotellamientos, sobre todo a horas pico.

”Así que, ¡ya es hora de que se vayan, ellos pueden crecer en otra parte!”, dijo molesta la mujer de la tercera edad, quien señaló que todo ha sido bajo consentimiento de las autoridades municipales.

“La (entonces) presidenta Blanca Alcalá autorizó en ese trienio 480 metros cuadrados a favor de La Italiana, a pesar de que le exigimos que no autorizara más cambios, pero al parecer la señora Alcalá y los señores de La Italiana supongo que tienen una gran amistad”, dijo al hacer la señal de dinero con la mano.

“Pero esa amistad se traduce en beneficio para ellos —La Italiana— y en perjuicio para el barrio, eso es una conducta indebida.

”Le mandamos a la señora Alcalá una carta donde le hacemos saber que la decisión de haber autorizado el cambio de uso de suelo es en perjuicio para la mayoría, vamos a recordarle a la presidenta porque nos deja un legado lamentable; en verdad muy lamentable.”

Detalló que los 480 metros se encuentran ubicados en el predio marcado con el número 2804 de la calle 13 Norte, en la manzana entre 28 y 30 Poniente, contigua a la fabrica que ya ocupa una manzana completa.