Las manifestaciones también llegaron al ámbito religioso, luego de que este fin de semana feligreses y clero de la parroquia de Santa Anita salieron a la calle a iniciar una colecta para restaurar este templo, el más deteriorado de Puebla.

Por primera vez en 103 años, la imagen del Señor de la Salud salió de la antiquísima iglesia así como la tan venerada imagen de Santa Anita, para pedir ayuda a la población en general debido a la falta de apoyo de las autoridades.

Muchos de los transeúntes pensaron al principio que se trataba de una procesión religiosa cualquiera, sin embargo fue grande su sorpresa de ver que se trataba de una colecta para restaurar un templo.

“Es un acto de desesperación”, reconoció una feligresa cuando iniciaba la colecta este domingo en pleno zócalo de la ciudad de Puebla, donde cientos de personas se acercaban para aportar lo que más podían.

“Se colecta poco, pero la gente lo da de corazón; la mayoría aporta monedas, muy pocos billetes y de los que lo hacen, nadie pasa de 50 pesos”, informó Margarita Carrasco, representante del movimiento “Rescatemos al Barrio de Santa Anita”.

“Nunca se había visto que fieles católicos sacaran las imágenes de un templo en ruinas para tratar de rescatarlo; ese es el cariño que los vecinos le tienen a su iglesia ante la desesperación por la poca ayuda del gobierno.”

La acción fue aprobada por el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, quien indicó que le determinación de sacar las imágenes fue de los mismos fieles católicos, quienes hacen su mejor esfuerzo para recuperar el templo.

Manifestación religiosa
Fue desde este sábado cuando cientos de fieles católicos salieron a las calles en una llamada “procesión-manifestación” de la iglesia ubicada en la 13 Norte, entre 30 y 32 Poniente, para celebrar una misa en el santuario de la Virgen de Guadalupe, mejor conocida como La Villita.

En este lugar, luego de caminar más de 14 calles con la imagen de Santa Anita y la del Cristo Señor de la Salud, del siglo XIX labrado en madera, se celebró una misa para pedir a la Virgen de Guadalupe que bendijera la colecta.

En el trayecto los encargados de la imagen, encabezados por el párroco Luis Maldonado Frutos, entonaban canciones religiosas además de vivas y porras al Señor de la Salud y la “abuelita” de Cristo, Santa Anita.

En la iglesia celebraron la homilía donde pidieron la bendición a la Virgen de Guadalupe, para que saliera bien la colecta que iniciarían en el zócalo de la ciudad de Puebla.

Este domingo inició la colecta en el zócalo capitalino, luego de que en punto de las 10:00 horas, ante la mirada asombrada de la gente, llegaban las imágenes religiosas cargadas por los mismos feligreses.

“Pensé primero que era una procesión y más por ser domingo, pero cuando escuche que era una colecta y vi las fotos del templo dañado, pues aporté mis 50 pesitos que espero les ayuden, quisiera dar más, pero uno es pobre”, dijo doña Amelia, católica de más de 70 años de edad.

“De veras que da coraje que el gobierno mantenga dañados templos así, supuestamente ellos son los dueños verdaderos de los edificios y no les dan mantenimiento, pero ni modo, por eso uno como creyente aporta para rescatar la iglesia”, dijo el transeúnte Juan Vázquez.

Fue así como las alcancías aunque no se llenaron, tuvieron algunas monedas y billetes para tratar de costear el mantenimiento del inmueble. “La gente aporta lo que quiere y puede, lo importante es que lo da de corazón”, dijo Margarita Carrasco, representante de vecinos. “Lo importante es que si hubo respuesta, esperemos que el movimiento siga creciendo.”

Indicó que la colecta iniciada en las calles de Puebla, aunque tiene como finalidad obtener los mayores recursos posibles, es un mensaje a las autoridades que han mantenido abandonada a la parroquia. Reconoció que no les quedó otra opción más que salir a las calles por la nula respuesta de los gobiernos estatal, municipal y federal.

“Es una especie de manifestación religiosa pero totalmente pacifica, aquí no acusamos a nadie, no ofendemos a nadie, simplemente pedimos la ayuda de la gente, pero eso si les explicamos la realidad de por qué está en ese estado la iglesia."

La colecta
El párroco Luis Maldonado y el Consejo de Pastoral de la Parroquia El Señor de la Salud-Santa Ana, acordaron llevar a cabo un programa de actividades con el propósito de allegarse recursos económicos para la inmediata restauración del antiguo recinto que data del siglo XVI.

Las siguientes semanas continuarán las actividades para recaudar fondos económicos, por lo que seguirán sacando las imágenes para alentar a los fieles a cooperar por el templo. La colecta se realizará en el zócalo capitalino los domingos 9, 16 y 23 de octubre, de 10:00 a 14:00 horas.

En el zócalo seguirán presentes las imágenes de El Señor de la Salud y Santa Ana, para motivar a la gente para que coopere por la reconstrucción. La recaudación se hará en alcancías selladas donde las personas podrán depositar su óbolo. Asimismo, realizarán rifas de diversos objetos durante la segunda quincena de octubre, entre la comunidad parroquial y personas que quieran participar. Habrá incluso boteo o recolección mediante botes en las equinas en diversas calles del Barrio de Santa Anita, durante la segunda quincena de octubre.

“Esta comunidad parroquial no cuenta con suficientes recursos económicos para llevar a cabo la restauración del histórico templo cuyas bóvedas están muy dañadas y saben que si dejan pasar más tiempo el deterioro será mayor”, dijo a Intolerancia Diario, Luis Maldonado Frutos.

“Resultará más difícil y tardado llevar a cabo el arreglo, por eso acuden a los demás fieles para allegarse recursos y lograr que en el gran templo vuelvan a celebrarse las mismas, pues desde julio del año en curso la eucaristía se oficia en la capilla anexa al propio templo, que obviamente resulta insuficiente.”

Cabe destacar que el templo de El Señor de la Salud está catalogado como joya arquitectónica del siglo XVI y por su historia está protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Negligencia
Los trabajos de reconstrucción se retrasaron gravemente, a pesar de que desde 2010 estaban autorizados los recursos federales, pero debido a negligencia burocrática del pasado ayuntamiento se detuvieron los apoyos.

De acuerdo con el concurso para obtener recursos del Fondo para la Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos (Foremoba), las aportaciones económicas serían tripartitas. Por lo tanto, la comuna debería aportar 250 mil pesos, más otra cantidad similar por parte de la comunidad del barrio de Santa Ana y 250 mil pesos de la Federación por medio del Conaculta. Documentos oficiales en poder de Intolerancia Diario, revelan que fue el mismo Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) el que cuestiona al ayuntamiento por qué no utilizó los recursos enviados.

Luego de ser tomados en cuenta para rescatar la iglesia por su importancia histórica, la comuna se comprometió a apoyar el proyecto con la parte que le correspondía, pero todo falló por la falta de dinero. Uno de los documentos oficiales fue enviado a la expresidenta municipal Blanca Alcalá apenas el pasado 21 de enero de 2011 por la directora del Foremoba, Cristina Artigas de Latapí, donde pide una explicación por no utilizar los recursos enviados.

En el oficio DGSMPC FP 130.011/2011 se revela que fue el tesorero municipal Carlos Armando Garcés quien solicitó un número de cuenta bancaria para la devolución del dinero que iban a ser para la restauración del templo del Señor de la Salud o de Santa Ana.

Ante esta petición, la directora dio el número de cuenta 0675013241 de Banorte, dinero que fue regresado con sus intereses respectivos, además de que solicitan la ficha de depósito y los motivos por los que no ejercieron el recurso.