Al menos cuatro de las siete corrientes que hay al interior del Partido de la Revolución Democrática en Puebla habrán de desaparecer después del 23 de octubre cuando se realice la elección del Consejo Estatal el instituto político, una vez que algunos grupos no cuentan con la verdadera representación.

En entrevista el coordinador de la corriente Nueva Izquierda, Eric Cotoñeto Carmona dijo que después de la elección se verá realmente quienes son las expresiones que tienen representantes, y se espera que las otras dos corrientes que formen parte del Consejo sean Izquierda Democrática Nacional de Jorge Méndez, así como Alianza Democrática Nacional de Roxana Luna Porquillo.

Señaló que entre las corrientes que desaparecerán se encuentran Foro Nuevo Sol de Julián Rendón; Izquierda Social de Miguel Tamayo; Unión Democrática Nacional de Elba Cerezo, y UNIR de Franco Barbosa.

Cotoñeto Carmona indicó que esta situación va a favorecer al partido una vez que las fuerzas reales son las que tendrán que llegar a acuerdos, pues mientras haya un exceso de corrientes se dificultará el poder llegar a los consensos.

Reconoció que uno de los problemas que se enfrentaron fue el de las llamadas “tribus” que solo sirvieron para dividir al partido ya que bastaba que una o dos personas formaran su corriente y generaran conflictos al interior del partido.