Debido a un incremento de comerciantes “toreros” en el Centro Histórico a raíz de su salida de esta zona de la ciudad, la Dirección de Normatividad y Regulación Comercial del municipio, envió notificaciones a 300 comercios establecidos para que los dueños o encargados de estos establecimientos se abstengan de permitir que estos ingresen a su locales para evitar la actuación de inspectores de vía pública.

Al respecto, el titular del área, Luis Mora Velasco recalcó que la participación de su dependencia girará en torno a evitar que el comercio establecido fomente la protección a vendedores ambulantes como los denominados “toreros”, que ocupan las entradas de sus locales como refugio para evadir los operativos que se mantendrán en las calles del primer cuadro de la ciudad.

El funcionario municipal explicó que se han detectado casos en los que los dueños de comercios establecidos permiten la entrada de los ambulantes a sus espacios.

Otro de los conflictos generados con esta situación, es que hay dueños de comercios o casonas del primer cuadro de la ciudad que a cambio de una cuota diaria, semanal o mensual, permiten sus entradas como refugio de ambulantes o en su caso permiten la instalación de puestos improvisados para la venta de diversos productos.

Mora Velasco estableció que el reglamento es muy claro, en donde se establecen sanciones por participar en estas situaciones que son catalogadas como irregulares para las autoridades.   

Aseveró que tras las acciones coordinadas que se han implementado para la regulación comercial del Centro Histórico, ya se enviaron los exhortos correspondientes local por local para que los dueños estén enterados de las medidas que tendrán que acatar y después no se digan sorprendidos.

Afirmó que a tres días de haberse implementado este proceso de reordenamiento, se han notificado a más de 300 negocios para que eviten el uso de las banquetas para colocar sus productos a las afueras de sus establecimientos.