Por el retraso en la entrega de recursos federales, el ayuntamiento de Puebla no comenzó el rescate de la iglesia del barrio de Santa Anita, que está a punto de derrumbarse por las graves afectaciones estructurales, así lo confirmó el secretario de Gestión Urbana y Obra Pública, Felipe Velázquez Gutiérrez, quien señaló que el recurso que ha destinado la Federación por medio del Fondo de Apoyo a Comunidades para la Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal (Foremoba) de Conaculta no han llegado debido a un retraso en la cuestión de la calendarización, por lo que esperan que en este último trimestre del año lleguen los 250 milones de pesos que se aprobaron.

En el momento en que baje el recurso a las arcas municipales se iniciarían los trabajos en una primera etapa de mantenimiento, que comprende la consolidación de muros y reposición de acabados. El resto de la restauración le corresponde al gobierno federal, debido a que se trata de un inmueble protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), responsables de rescatar y proteger inmuebles históricos en la ciudad.

Recordó que los feligreses junto con el sacerdote del lugar han iniciado un programa de boteo para conseguir un recurso, pues aparte de la intervención del municipio de Puebla, se requiere de un recurso extra para poder lograr el rescate total de esta iglesia.

Calles aledañas, sin intervención

Otro de los problemas del barrio de Santa Anita son las calles alrededor de la empresa Italpasta, las cuales se encuentran desechas por el paso de los camiones de carga de esta compañía.

Felipe Velázquez confirmó que el ayuntamiento no tiene contemplado en el último trimestre del año ni en 2012 reparar estas calles, debido a que se están enfocando aún en calles primarias de la ciudad de Puebla.

El funcionario confirmó que el único programa que se aplicará será el mantenimiento por bacheo, por lo que aún se desconoce si en 2012 se intervengan, debido a que se estudiará si son vialidades secundarias o terciarias.