Vecinos de Santiago Momoxpan interrumpieron un desayuno de trabajo de la alcaldesa Dolores Parra Jiménez y su cuerpo de regidores, para reclamar airadamente el retraso en la construcción de un colector pluvial planeado desde el año pasado, a fin de evitar los encharcamientos en su junta auxiliar.

En respuesta, la presidenta municipal y el regidor de Obras Públicas, Ignacio Alvízar Linares, explicaron que el proyecto fue pospuesto porque en la Comisión Nacional del Agua iniciará en diciembre el entubamiento del río Rabanillo, con el objetivo de terminar en definitiva con los desbordamientos e inundaciones en la zona de Los Sauces y las juntas auxiliares de Momoxpan y Rafael Ávila Camacho, mejor conocida como Manantiales.

El argumento convenció momentáneamente a los inconformes que además consiguieron que las autoridades prometieran una explicación más detallada el próximo martes 18 de octubre. Sin embargo, advirtieron que si no reciben una respuesta satisfactoria están dispuestos a tomar el periférico.

Los habitantes de la calle Átlaco Oriente-Poniente, donde se encuentran varios fraccionamientos residenciales, se presentaron la mañana de este miércoles para intentar hablar con la presidenta municipal, después de la ceremonia conmemorativa al descubrimiento de América.

Pero los integrantes del cuerpo edilicio se dirigieron a un restaurante ubicado frente a la Plaza de la Concordia, con el fin de iniciar una reunión de trabajo.

Cansados de esperar, los vecinos entraron sorpresivamente en el restaurante para saber los motivos del retraso de la obra autorizada desde el año pasado por parte del Comité de Planeación para el Desarrollo Municipal.

Dicho proyecto, mencionaron, consiste en la construcción de un colector de aproximadamente mil 200 metros lineales, así como de sus respectivas guarniciones y banquetas, con una inversión aproximada de 2 millones de pesos.

Luego de expresarse a gritos y con pancartas, los habitantes de Santiago Momoxpan fueron recibidos por la presidenta municipal, Dolores Parra Jiménez y algunos regidores que señalaron que esta obra corría el riesgo de resultar inservible si se iniciaba antes que el entubamiento del río Rabanillo, lo que inicialmente comprendieron los manifestantes.

Los inconformes argumentaron que tuvieron que irrumpir en el desayuno de las autoridades municipales porque se encuentran desesperados por el mal estado de sus calles, sobre todo en temporada de lluvias.

Mencionaron que decidieron venir en grupo después que el martes tenían reunión con el director de Obras, Nahim Pérez Taja, para conocer los motivos del retraso del colector, pero dicho funcionario nunca llegó ni mandó a un representante.