A pesar de que hay pequeños avances en cuanto a los derechos indígenas, Puebla es el primer estado que tendrá la primera generación de intérpretes que serán avalados por el Tribunal Superior de Justicia, así lo dio a conocer Ivón Gutiérrez Vázquez delegada de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNDI).

La funcionaria expuso que Puebla es uno de los estados con mayor número de población indígena, sobre todo en las sierras Negra y Nororiental, así como en la región de Tehuacán, por lo que a principios de agosto la CNDI lanzó una convocatoria para que jóvenes que hablaran alguna lengua indígena se inscribieran a un diplomado para intérpretes indígenas.

“Muchas de las veces, al no hablar el castellano los indígenas no pueden expresarse, lo cual dificulta que haya mayor equidad en materia penal o de salud. Cerca de 90 intérpretes acudieron a la convocatoria, aunque sólo 40 de ellos fueron seleccionados para tomar este diplomado, el cual terminarán en tres semanas más.”

Gutiérrez Vázquez mencionó que cuando los hospitales se encuentren indígenas que no pueden dar a conocer los síntomas que tienen o en las agencias del Ministerio Público, la CDI pondrá a disposición de los médicos a los intérpretes para que se les apoye en la traducción, en cualquiera de las siete lenguas: náhuatl, zapoteco, mixteco, otomí, totonaca, mazateco y popoloca.

Los 40 jóvenes indígenas recibirán una acreditación del Tribunal Superior de Justicia, y estarán capacitados específicamente para ser intérpretes en materia de administración y procuración de justicia, quienes estarán incluidos dentro de un padrón nacional.

Cabe hacer mención que Puebla es el único estado que se tiene contemplado por parte del Tribunal Superior de Justicia para que los intérpretes reciban recursos por sus servicios, lo cual se acordó en una reunión en la ciudad de México, donde estuvieron presentes los presidentes de las diferentes comisiones de pueblos indígenas a nivel nacional.

En los talleres que les están siendo impartidos a estos jóvenes se les indica que deben ser imparciales para ejercer el apoyo, pues no son defensores.

En 2003 es cuando queda estipulado en la Constitución del Estado de Puebla todo lo relacionado con los derechos de los indígenas; sin embargo, a pesar de que ya existe la disposición de que en los juzgados debe participar siempre un defensor indígena, no se ha cumplido por falta de personal que cumpla con el perfil, por lo que esperan que con esta primera generación haya un avance.