Vecinos de la unidad habitacional Villa Frontera mantienen cerrada la lateral de la autopista México-Puebla con dirección a Orizaba en protesta porque el ayuntamiento retiró cuatro rejas que servían para protegerse de la inseguridad en la zona.

Los vecinos denunciaron que el jueves en la madrugada un grupo de 40 policías y trabajadores de Obra Pública tomaron por la fuerza estas rejas y se las llevaron.

En su intento por pedir una explicación, las autoridades municipales no dieron respuesta a sus peticiones y se llevaron estos artefactos.
Los habitantes inconformes aseguraron que en ningún momento fueron notificados de la acción y en ningún momento las autoridades presentaron una orden.

Calificaron esta acción como injusta debido a que la intención de estas barricadas era el de garantizar la seguridad de los vecinos que fueron víctimas de asaltos y de robos a casa habitación y éstas sirvieron para impedir estos delitos ante la falta de patrullajes en la zona.

Indicaron que decidieron colocar estas rejas ante los hechos delictivos que realizaban indocumentados que viajan a bordo de las líneas del tren, pues la colonia está a solo unos metros de la misma.

O en su caso, eran víctimas de la inseguridad por parte de maleantes que escapaban sin rumbo hacia la autopista, lo cual hacía imposible su detención.
Los inconformes aseguraron que la mayoría de unas 200 familias del lugar estuvieron de acuerdo desde hace tres años en colocar estas rejas para protegerse, por lo que calificaron como injusto que por un grupo minoritario se ejerciera esta acción después de interponer una queja administrativa ante la sindicatura municipal.

El comunicado
El síndico municipal Ernesto Bojalil Andrade, aseguró que el operativo realizado para el retiro de cuatro rejas que fueron instaladas ilegalmente en la vía pública en la unidad habitacional Villa Frontera, estuvo apegada a derecho y en respuesta a una orden de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

En operativo coordinado por parte de las secretarías de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Seguridad Pública y Tránsito Municipal y Gobernación se retiraron obstáculos de las calles Tijuana, Sonoyta, Ojinaga y Reynosa.

“La autoridad municipal tomó la decisión de acatar este dictamen, por ello este jueves a las dos de la mañana se procedió al retiro de barreras ubicadas en la vía pública.”

La resolución data del mes de diciembre de 2010 y se encuentra asentada en los expedientes administrativos Q24/2009, Q25/2009, Q26/2009 y Q27/2009 pronunciadas por la Dirección de Gestión y Desarrollo Urbano Sustentable, a través de la Dirección Jurídica Consultiva y promovida por vecinos de la zona, la cual no había sido cumplida por las autoridades que en ese entonces contaban con la facultad.

Ante el incumplimiento de esta resolución por parte de la anterior administración, un grupo de vecinos recurrió ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos a presentar su queja.

Al respecto, la comisión pronunció la recomendación número 18/2010, en la que se ordena cumplir las resoluciones en donde se instruye a retirar los portones metálicos que obstruyen las vialidades de la colonia Villa Frontera.

El reglamento
Los portones retirados de la colonia se encontraban ubicados en las calles Tijuana, Sonoyta, Ojinaga y Reynosa, los cuales impedían el libre y ordenado tránsito en las vialidades.

“El Código Reglamentario Municipal marca que los vecinos no pueden impedir el libre tránsito con obstáculos o barreras en la vía pública bajo el argumento de buscar seguridad, aspiración que es legítima pero no a costa de afectar a terceros.”

Esta acción se dio en completo apego a legalidad por parte del gobierno municipal quien refrenda su compromiso con los vecinos de la zona para mantener el orden y seguridad, apuntó Bojalil Andrade.

“El ayuntamiento ha demostrado ser respetuoso y garante de los derechos humanos y uno de estos derechos es el libre tránsito de las personas, por lo que se ha dispuesto cumplir la ley cabalmente no solo a través del discurso sino con hechos.”