Con el incremento de afiliados al Seguro Popular ha caído una cascada de problemas de saturación en hospitales del sector salud de Puebla, los que están sobresaturados, sin médicos, sin medicamentos ni material de curación, pero sí con miles de pacientes.

Por la misma saturación, la calidad en el servicio a los pacientes disminuye, pues por el poco personal los médicos no se dan abasto para atender a los ríos de gente que llegan por un padecimiento.

Es tanta la falta de personal que ni siquiera el programa del Seguro Popular en Puebla tiene un coordinador o director general, por lo que navega acéfalo desde el 1 de abril del 2011, en un mar de protestas y requerimientos.

En un recorrido de Intolerancia Diario por el Hospital General del Norte, médicos, enfermeras y pacientes entrevistados, coincidieron en señalar que se está explotando a los empleados del sector salud con tal de sacar los números.

Los médicos y enfermeras en todos los casos pidieron anonimato por temor a represalias, sobre todo por la situación laboral tan volátil que viven dentro de la Secretaría de Salud, “con cualquier pretexto ya no te recontratan”.

“Estamos trabajando a sobre volumen, hay escasees de material, no tenemos suturas, soluciones, pañales para adulto y bebés, ni siquiera tenemos vendas para abdomen o antibióticos”, dijo una enfermera del Hospital General del Norte.

Mientras tanto, médicos especialistas señalaron que la falta personal hace que los pacientes no sean atendidos adecuadamente, simplemente porque tienen que entregar números a sus superiores.

Por ejemplo, en dicho nosocomio el Área de Ginecología sólo cuenta con un médico residente para todo el servicio, por lo que se han tenido que hacer convenios con el IMSS y Hospital Universitario para que manden a galenos estudiantes.

“A ellos les falta trabajo, nosotros se los damos”, dijo un médico al señalar que el Hospital del Norte llegan a tener hasta 600 nacimientos al mes.

“Pronto llegaremos a los números de San Alejandro —hospital de ginecología del IMSS— pero sin los mismos insumos (…) allá tienen 30 residentes, nosotros sólo uno, o sea que trabajamos el triple”, comentó.

En la entrevista explicaron que en los distintos turnos tienen en piso un promedio 24 camas de recuperación y siete camas en labor. Pero llega a ser tanta la demanda de pacientes que las siete camas de labor se ocupan casi siempre, ya que han llegado a tener hasta 17 mujeres a punto de dar a luz al mismo tiempo.

“Las hemos tenido en labor, sentadas en bancas, en sillas, en camillas, hemos llegado a tener a 15 a 17 pacientes en áreas para siete, a veces se ha tenido la necesidad de abusar, porque no puedes tenerlas de pie y llegamos a poner hasta dos pacientes en una cama.

”Hay una sala en piso, donde se ponen catres, pero ahí se corre el riesgo que se voltee el catre con la mujer embarazada.”

Los médicos indicaron que 60 por ciento de la ocupación del Hospital del Norte es por ginecología, de las cuales el 100 por ciento prácticamente son pacientes del Seguro Popular.

“Si no tienes Seguro Popular y llegas a atenderte te dan de alta, a una embarazada le dan medicamentos, consulta, laboratorio, atención obstétrica y pediátrica, anticonceptivos gratuitos, pero es tanta la gente que casi nunca hay medicamentos.”

Indicaron que tan sólo la semana pasada, en una noche el Área de Ginecología tuvo hasta 20 procedimientos quirúrgicos, los que se reparten cuatro médicos de base y el residente.

“En urgencias hay hasta más de 60 pacientes cada noche, hay más que en tres urgenciólogos”, señaló.