Un grupo de aproximadamente 50 personas pertenecientes a grupos evangélicos se concentraron a las afueras del Congreso del Estado donde se aprobará este día la reforma constitucional en la que se contempla la libertad religiosa.

El acceso al inmueble es restringido pero no se han colocado vallas de seguridad ni hay presencia de granderos.

El presidente de la Comisión de Gobernación del Congreso, Juan Carlos Espina Von Roerich aseguró que la modificación amplia la libertad religiosa, y en ningún punto habla de enseñar religión en las escuelas.