El multicampeón mexicano Juan Manuel Márquez se arriesgará a subir más liviano que el filipino Manny Pacquiao para el cierre de la rivalidad que mantienen desde hace ocho años.

Hoy en el Grand Garden Arena del MGM Grand de Las Vegas, Nevada, el "Dinamita" buscará no sólo conquistar la distinción de “Campeón de la Década” avalado por la Organización Mundial de Boxeo, también intentará conseguir una victoria contundente a base de una estrategia bien planeada:

“El subir más livianos que Pacquiao nos beneficia más de lo que nos afecta. El trabajo de Juan en el gimnasio fue evidente durante la ceremonia de pesaje. Subirá fuerte y la falta de peso lo hará más rápido”, sentenció el entrenador del mexicano Ignacio Beristain, quien no se mostró preocupado por la ventaja que le dieron al filipino de casi dos kilos.

Juan Manuel subirá al ring con el firme propósito de complicar el panorama del filipino con quien ha construido un antagonismo que ha generado más de 10 millones de dólares en venta de boletos de esta cuarta contienda.

Por su parte, Manny Pacquiao está convencido de que no es motivo de preocupación el exceso de libras para la contienda pues lo traduce en una mayor fortaleza y poder de puños.

“No me preocupa que esté mas pesado que Juan Manuel. A mi no me afecta. Estoy fuerte, rápido y listo para todo. Esta pelea es muy importante y yo ya tengo todo planeado. Mi peso está bien”, sentenció el tagalo. 

El "PacMan" detuvo el field de la báscula en el límite en lo que se acordó la contienda: 147 libras (66.820 kilogramos); mientras que Juan Manuel pesó 143 libras (65 kilos).

“Estoy confiado en el trabajo que hice. Espero una gran pelea en la que ambos demos lo mejor y sea nuestra noche. Buscaré el nocaut”, abundó Pacquiao, quien buscará dejar atrás la última pelea en la que perdió por decisión dividida ante el estadounidense Timothy Bradley, después de 7 años sin derrota.