La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, lamentó "el mal uso" que se da al final del calendario maya con la difusión de un supuesto fin del mundo, y llamó a revalorar el mensaje de paz y renovación que en realidad dejaron los mayas.

"Es un buen momento para la reflexionar y pedir perdón por todo el daño a la humanidad", consideró al impartir la conferencia "La cultura maya en el siglo XXI", en el marco del Festival de la Cultura Maya 2012.

La promotora de los derechos indígenas se pronunció contra la errónea interpretación que se le ha dado al calendario maya, lo que derivó "en una burla en diferentes países", sobre todo en Estados Unidos.

"Es una falsedad que se acaba la humanidad, porque la humanidad viene de mucho tiempo atrás. Se debe aprovechar para pedir perdón de todo lo malo que hemos hecho a lo largo de la humanidad", anotó.

Acusó que hay un manejo irresponsable y a la ligera de un acontecimiento profundo, grande y astronómico de la tierra, "una total ignorancia del manejo del calendario maya".

"El sensacionalismo nos ganó. El 22 de diciembre ya podremos hablar los mayas de lo que significa el sagrado calendario maya", apuntó.

Exhortó a la sociedad a realizar un "rito espiritual dejando atrás la religión para enfocarse en un encuentro propio. Hay incertidumbre en la humanidad. Es una burla que se ha hecho desde Hollywood sobre el calendario maya".

"El 21 de diciembre tomen un rato para decir gracias a la vida, al sol, a la luna. Interactúen con el sol y la tierra, mediten, es una fecha espiritual para pedir perdón. El 22 esperen la salida del sol. Será ahí cuando los mayas hablemos", indicó.

Ante estudiantes, catedráticos y funcionarios de gobierno reunidos en las instalaciones del Gran Museo de la Cultura Maya, afirmó que el mundo necesita paz y esperanza para acabar "con el cáncer que se apoderado de éste como son las armas y la guerra".

"Hay más armas que habitantes en el mundo, las armas han sido el cáncer, no es posible que a cada habitante del planeta le toquen hasta 10 armas. Hay que combatir ese cáncer", expuso.

Después, en rueda de prensa, señaló que México tiene la oportunidad de comenzar con una nueva autoridad que deberá apostar por el diálogo y los consensos en lugar de la represión.

"México tiene una oportunidad de dialogar, hacer consensos en el tema de seguridad, la política de represión no opera porque termina en muchas victimas", abundó.

"El diálogo, la negociación son importantes; además, los gobiernos son parte de la solución de lo que acontece", dijo.

Menchú Tum adelantó que el próximo año buscará un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto para abordar temas relacionados con la seguridad y la prevención de los delitos que "lamentablemente afectan al país".

"La seguridad debe ser preventiva no represiva en todo el continente, se ha alejado mucho la prevención. En Estados Unidos es normal esa represión porque es un país armado, pero debemos apostarle a la prevención", planteó.

Manifestó su apoyo a las manifestaciones que familiares de inmigrantes "desaparecidos" realizan en protesta contra las políticas migratorias, que han llevado al sufrimiento de miles de personas ante la falta de respuesta y resultados de las autoridades.

La Premio Nobel de la Paz 1992 insistió antes de retirarse en que la sociedad reflexione sobre la vida, los valores, la espiritualidad y dejar a un lado la idea del fin del mundo.