Aunque hasta el momento, la reforma educativa se aprobó en lo general, para el ex secretario general del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación de Puebla (SETEP), Armando García Avendaño, esos procesos generan temor solamente cuando no se está seguro del trabajo educativo y se genera miedo al ejercicio docente, “avalamos que se conciban proyectos para la mejora educativa en el país y creemos que el servicio profesional docente tendrá efectos positivos”.

Desde la perspectiva del líder moral del SETEP, la reforma educativa, que pasó a manos del senado de la república, está encaminada a mejorar los indicadores de calidad en el sistema escolar poblano, donde se incluye la profesionalización docente y la evaluación que realizan organismos autónomos, por lo que desde su perspectiva, la propuesta generará una capacitación más objetiva del magisterio.

Y aunque el pasado miércoles, la líder en el país del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, condicionó la reforma, el ex dirigente del SETEP, recordó que los procesos educativos en México, no son de una sola persona, es de todos los ciudadanos y fundamentalmente es para beneficio de la población.

El ex líder magisterial, recordó que en las últimas 4 décadas, en el país se pusieron en la discusión pública diversas reformas de la educación pública, García Avendaño,  pero lo importante de legislar en la materia, es dar el seguimiento correspondiente, adecuado y permanente de los cambios que se avalan, porque de lo contrario no se cumplen los objetivos para los que se crearon, “pedimos que lo que se legisle tenga impacto en las aulas, en los estudiantes, en los maestros y en la sociedad, porque de lo contrario quedará solamente en las buenas intenciones”.

La reforma educativa en el país, indicó el ex líder sindical del SETEP, implica romper con muchos paradigmas, porque se requiere una concientización real y plena entre el magisterio para entender la necesidad de ser mejores como país y eso se puede lograr con una educación que verdaderamente incida en la vida futura de los habitantes.

Lo importante, agregó Armando García Avendaño, es que ya se legisló y ahora viene el proceso estricto de seguimiento, pero a los cambios normativos hay que darles tiempo para que brinden resultados tangibles y eso se verá en la medida en que las autoridades bajen las estrategias a cada uno de los Estados del país, para comenzar a brindar resultados por la calidad.

Reformas ayudan para que maestros tengan las herramientas necesarias para su labor educativa, pero con la medida solamente se garantiza una parte de la mejora escolar, la que corresponde a los maestros, “hay otros elementos como la familia, la alimentación y los recursos económicos en los hogares que inciden”

Cuando la reforma sea analizada en cada una de sus partes, será importante considerar el punto de vista del magisterio, por medio de consultas y foros para enriquecerla.

La evaluación de un externo es válida siempre que tenga como principio fundamental la buena fe, pero queda claro que hay que medir para mejorar y no para perjudicar.