Los diputados de izquierda José Juan Espinosa Torres y Zeferino Martínez no han presentado algún punto de acuerdo en el Congreso local para frenar los megaproyectos.

Al menos, al término del último período de sesiones de este año. Tampoco los partidos políticos de izquierda, como el PRD, han expresado su rechazo a los mismos de manera pública, señaló Gerardo Pérez, militante de izquierda. Organizaciones y activistas de la Sierra Norte entregaron, a través del activista multicultural Gerardo Pérez Muñoz, hace un mes una petición para que los legisladores de los partidos de izquierda del Congreso local expresen el rechazo en contra de los denominados “megaproyectos”, como la construcción de gasoductos o la construcción de hidroeléctricas o termoeléctricas que se realizan en la Sierra Norte del estado.

Además, el domingo pasado en el municipio de Zacapoaxtla, durante la asamblea denominada “En defensa de nuestro territorio y de la autonomía indígena”, organizaciones de la Sierra se pronunciaron por no darles ni un voto para el próximo año a aquellos candidatos que promuevan la explotación de minas y construcción de hidroeléctricas. La demanda de los pobladores coincide con parte de la agenda de un bloque de izquierdas donde participa un sector del PRD, PT, Morena y Movimiento Ciudadano, que plantea el respaldo y acompañamiento de estas fuerzas políticas para la lucha de los grupos sociales que se opongan a los megaproyectos y que defiendan su tierra. En los últimos meses se han realizado acciones de construcción de empresas mineras nacionales e internacionales en la Sierra Norte del estado de Puebla, lugar que cuenta con una enorme riqueza de biodiversidad.

Las empresas buscan la explotación de minas a cielo abierto, también la construcción de hidroeléctricas y ciudades rurales.

La construcción de estos proyectos de desarrollo, conocidos como “megaproyectos”, carece del consenso de las poblaciones de esta región. La preocupación de los habitantes de estas regiones es el impacto ambiental, pero también cultural, histórico y cosmogónico.

En especial porque se trata de valles, ríos, cerros y montañas, integrados al hábitat y al entorno social, que forman parte de la cultura tradicional y milenaria de estas regiones y donde se ha preservado la relación con el medio ambiente.

A través de un comunicado dado a conocer por la Asamblea de Pueblos en Defensa del Territorio y la Autonomía Indígena se explica que la defensa de los territorios de la Sierra Norte frente a los megaproyectos, “se enfocan hacia la lucha pacífica y organizada que incida en la cancelación de los Megaproyectos en la región, quedando claro que ello no se logrará solamente con manifestaciones y amparos, sino que es necesario modificar el Artículo 6º de la Ley de Minas que establece que: La exploración, explotación y beneficio de los minerales o sustancias a que se refiere esta Ley son de utilidad pública, serán preferentes sobre cualquier otro uso o aprovechamiento del terreno…, lo cual atenta no solo contra las condiciones de pobreza de la propiedad de muchísimos de los serranos, sobre todo los indígenas, sino contra la relación biológica y cosmogónica con la Tierra”.

Un punto central acordado por las organizaciones es que no se les dará el voto a los candidatos que respalden los megaproyectos o que no se manifiesten en contra de los mismos, “quienes aspiran a puestos de elección popular están siendo adoctrinados para que apoyen los megaproyectos, por lo que la postura del frente regional Serranos Unidos en Resistencia Indígena (SURI) es, en la próxima temporada electoral, “ni un voto a ningún candidato o candidata a presidente municipal, diputado local o federal que no se manifieste públicamente en contra de los megaproyectos y a favor de la resistencia indígena”.

Para el mes de enero, en el municipio indígena y multicultural de Cuetzalan se realizará otro acto organizativo para manifestar el repudio de estas poblaciones a la construcción de megaproyectos. Evento en el que se espera, en otras organizaciones, la participación de el Movimiento Independiente Campesino, Urbano y Popular (MIOCUP), la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), la Organización San Salvador Huehuetla (OSSH), el Colegio Indígena Paulo Freire de Huehuetla, el Colectivo Descendientes de la Quinta Compañía de Combatientes del 5 de Mayo de 1862, de Comaltepec y Tatoxcac; la Asociación de Cronistas, Historiadores y Narradores de la Sierra Norte y Altiplano de Puebla AC (CHYNAC), [email protected] [email protected] con los Pueblos de la Sierra Nororiental de Puebla, Causa Indígena, de Zapotitlán de Méndez; Sindicato de Telefonistas de Puebla; Unión Nacional de Trabajadores; Movimiento por la Alternativa Social, Puebla; Colibrí, publicaciones en lenguas originarias, ciudadanos de Tahític, Zacapoaxtla, Tlamanca y Zautla.