La juez Edith Alarcón lanzó la convocatoria abierta al sector inversionista nacional y extranjero para adquirir y capitalizar a Mexicana de Aviación y sus filiales, por lo que quien acredite contar con los recursos se podría quedar con la aerolínea.

Lo anterior, tras varios intentos fallidos con más de 30 grupos que mostraron interés por reactivar a la aerolínea, siendo el más reciente Iván Barona y BF International Mining Traders, considerados por la misma autoridad como los únicos y potenciales inversionistas, pero quienes no exhibieron los 300 millones de dólares requeridos para que la firma pudiera reiniciar el vuelo.

En el acuerdo publicado a través del Consejo de la Judicatura y basado en los artículos 1, 3 y 7 de la Ley de Concursos Mercantiles, la juez rectora del concurso de la compañía hizo dicho llamado a fin de conservar a las empresas, así como para buscar una alternativa de solución a un conflicto patrimonial que puede transformarse en social.

Argumentó que "compañía Mexicana de Aviación y sus filiales tienen un papel relevante en la aviación comercial a nivel nacional e internacional, además de apoyar la conectividad del país hacia el extranjero, favorece a un sector importante de la población usuaria nacional, connacional y extranjera".

Ello, aclaró, sin perjuicio de que favorece la creación de fuentes de empleo directas e indirectas, por lo que además de ser un asunto de interés público, éste con toda claridad se ha tornado de impacto social.