Dos policías municipales fueron retenidos cerca de cinco horas por vecinos y transportistas de la junta auxiliar de Santa Bárbara Almoloya, en rechazo a un operativo de retiro de mototaxis.

Mientras las autoridades municipales aseguraron que los uniformados cumplían la instrucción de pedir su retiro voluntario, los conductores acusaron que intentaron extorsionarlos, al tiempo de intimidarlos con una metralleta.

Los elementos Valente Vega y René Sánchez, con la placa 07 y 51, fueron encerrados en la presidencia auxiliar entre las seis de la tarde y once de la noche del miércoles por aproximadamente 200 vecinos y mototaxistas de Santa Bárbara Almoloya, así como choferes de Cuautlancingo y Coronango que se sumaron a la inconformidad.

Al respecto, el director de Gobernación, Antonio López Espinosa, aseguró que la tranquilidad ha retornado a esta junta auxiliar.
Indicó que los dos policías municipales retenidos fueron rescatados sin ninguna lesión y de manera pacífica, después de dialogar con los habitantes y operadores de mototaxis.

Aseguró que los integrantes de la Comisaría de Seguridad Pública cumplían con la orden de recordar a los choferes que deben salir de la circulación e incorporarse al programa de regularización del gobierno estatal a través del cambio de sus unidades a taxis locales.

No obstante, informó el contralor municipal, Héctor Huerta Calvario, abrió una investigación sobre el comportamiento de los policías acusados de corrupción. Para agilizar las investigaciones, pidió a los transportistas presentarse al ayuntamiento a ratificar su denuncia.

El director de Gobernación adelantó que continuarán los operativos para pedir el retiro de los mototaxis que trabajan en algunas de las juntas auxiliares de San Pedro Cholula.

Mencionó que los conductores que tenían una base en la comunidad de Rafael Ávila Camacho “Manantiales” se han retirado y los exhortos continuarán hasta que suceda lo mismo en las juntas auxiliares de Santa Bárbara Almoloya y San Juan Tlautla que colindan con los municipios de Coronango y Cuautlancingo, donde continúan en circulación los mototaxis.