La Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia ratificó a Eric Cotoñeto Carmona como presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática y a Julián Rendón Tapia en la Secretaría General, al considerar que la sesión del Consejo Estatal del 6 de octubre fue legal.

Ayer por la tarde se notificó que se desechaba la impugnación que presentaron las corrientes Alternativa Democrática Nacional de Roxana Luna Porquillo y la de Izquierda Democrática Nacional de Jorge Méndez, al considerar que se cumplió con el estatuto en la elección del 6 de octubre.

Eric Cotoñeto Carmona, actual diputado local, hizo un llamado a la unidad de los perredistas e indicó que viene un proceso que representa una gran oportunidad para los perredistas.

Lamentó que Roxana Luna haya empañado la realización del consejo luego de que en su instalación el septiembre del año pasado se dieron muestras de civilidad y en menos de dos semanas haya hecho todo lo posible para que la imagen del partido quede como violenta.

Comentó que tras la ratificación lo que toca es llamar a la unidad para fortalecer al partido, una vez que está en marcha el proceso electoral de 2013.

El 6 de octubre, al iniciarse el registro de los consejeros, ambos grupos en disputa llegaron con su gente para tratar de mantener el control de la instalación del consejo y en medio de acusaciones, con la presencia de elementos de la Policía auxiliar que estaban a la expectativa comenzaron las agresiones.

De acuerdo con la diputada suplente Elba Cerezo González, fue la diputada Roxana Luna quien llegó a romper el listado de consejeros que envió el Comité Ejecutivo Nacional e intentó ingresar por la fuerza al recinto golpeando a más de una persona aprovechando el fuero.

Asimismo, gente que se decía integrante del PRD permanecía afuera de las instalaciones del hotel Best Western para respaldar a la diputada federal. Elba Cerezo criticó la actitud de la legisladora a quien posteriormente se le negó el acceso al lugar por unos instantes, ante los gritos y empujones que se presentaron entre perredistas y gente ajena al partido.

Durante más de dos horas se apreció la presencia de un grupo de choque en el interior del hotel impidiendo el acceso a los consejeros, pero afuera había otro presuntamente de la diputada Roxana Luna.