La aprobación de los nuevos lineamientos para regular el funcionamiento de casas de empeño restará poder a las actividades delincuenciales de cadeneros que operan en el centro histórico y que asaltan a sus víctimas para vender oro de manera ilegal.

De hecho, se estima que la regulación de este tipo de servicios de préstamos a cambio de artículos diversos permita una disminución del 15 por ciento en este tipo de delitos que se registran en mayor medida en el centro histórico.

Al respecto, el secretario de Seguridad Pública del municipio, Amadeo Lara Terrón admitió que en este momento la corporación policiaca realiza por lo menos 8 detenciones de cadeneros por semana por esta actividad ilícita.

Y es que a partir de la entrada en vigor de este nuevo reglamento, la autoridad policíaca tendrá la facultad de obligar a las casas de empeño a compartir información de las personas que se acercan a estos establecimientos a empeñar productos varios (oro, electrodomésticos, celulares, computadoras, entre otros) para que se compruebe que son de su propiedad.

El funcionario municipal aseguró que a partir de que entre en vigor este reglamento establece que todas las casas de empeño tendrán la obligación a exigir mayores requisitos para aceptar el empeño de cualquier artículo de este tipo.

En este sentido aseveró que los dueños de las casas de empeño también están obligados a que las personas que depositan sus artículos presenten su identificación oficial para almacenarla en una base de datos.

Indicó que esta base de datos servirá para identificar a cada persona que frecuentemente recurre al empeño para posteriormente cotejarlas con detenciones y retratos hablados de los cadeneros que operan en el primer cuadro de la ciudad y así establecer las estrategias para proceder a la detención del delincuente.

Lara Terrón precisó que el hecho de regular este tipo de establecimientos  se logrará inhibir este tipo de delitos que son los más comunes en el centro histórico, zonas de servicios y comercios de la capital.

El encargado de la seguridad pública en el municipio sentenció que en caso de que las casas de empeño no cumplan con estos requisitos serán objeto de clausura por desacatar una orden municipal.