Al inaugurar el Parque del Estudiante, en Ciudad Universitaria, el rector Enrique Agüera Ibáñez afirmó que en el centro del quehacer institucional está la comunidad universitaria, y en particular los alumnos, para quienes debe brindarse una formación académica de calidad, ligada, además, al arte y al esparcimiento, con un perfil humanista.

Allí se ubican el Andador Perimetral, el lago, jardines con aparatos de ejercicios y el Teatro al Aire Libre, espacio recuperado que hoy cuenta con un escenario para diversas expresiones artísticas, gradas, baños, vestidores y accesos principales y secundarios, cuya superficie y área intervenida es de 2 mil 223.03 metros cuadrados.

En las primeras horas del miércoles, Agüera Ibáñez llegó a Ciudad Universitaria para cortar el listón al comienzo del Andador Perimetral, camino de concreto estampado que recorre el perímetro del lago, y a lo largo del cual hay cinco puentes, tres isletas y 25 bancas de madera y concreto, e iluminación.

“Los estudiantes son el centro de toda nuestra atención, porque miles de ellos cuando ingresan orientan su confianza hacia la institución. Por eso hemos puesto especial énfasis en su formación académica, con más y mejores aulas, laboratorios, canchas y, también, espacios para la convivencia cotidiana.”

Durante su recorrido estuvo acompañado de estudiantes, directores de escuelas y facultades y funcionarios universitarios. A los primeros, los invitó a disfrutar de ese espacio cuya área total intervenida es de 3 mil 342.20 metros cuadrados.

Al final del Andador Perimetral, ante cientos de estudiantes, el rector de la UAP dirigió un mensaje en el estrado del Teatro al Aire Libre, ubicado a un costado del lago, donde el dueto Rizzo y Abascal interpretaba música de trova.

“Me da mucho gusto entregarles a ustedes, como una realidad tangible, este espacio que como muchos de los que había hace ocho años, no tenían un uso, y hoy está convertido en un espacio útil para la vida cotidiana, porque no hay nada más importante que la comunidad universitaria que pasa muchas horas de su vida aquí y no tiene porque ser un espacio gris.


”Este espacio es un viejo anhelo en Ciudad Universitaria: que la comunidad estudiantil encontrará mejores respuestas para formarse, pero también para convivir y coexistir con el arte.”