El director de Industrial de Abasto Puebla, Alejandro Landero León ganó un segundo litigo en contra de la ex concesionaria que tuvo en sus manos la administración del Rastro Municipal, la Ingeniería y Tecnología de Oriente (ITO), lo cual puede permitir el daño patrimonial que hizo la empresa en agravio del municipio.

Por lo tanto, la comuna ya no tendrá que pagar los 107 millones de pesos que exigía ITO de indemnización por la cancelación del contrato de concesión por aparentes inversiones hechas en las instalaciones del Rastro Municipal.

Al contrario, ahora la autoridad municipal buscará que la ex concesionaria pague al ayuntamiento 46 millones de pesos producto de los ingresos y daños que hizo ITO el tiempo que tuvo en sus manos el funcionamiento del matadero.

Indicó que al respecto, el funcionario municipal destacó que en caso de recuperar monetariamente lo que ocasionó en daño patrimonial la ex concesionaria este dinero se podría invertir en el proceso de conversión del Rastro TIF que iniciará la próxima semana.

Landero León recalcó que con este resolutivo, ya hay las condiciones para continuar con el proceso de conversión del rastro en uno Tipo Inspección Federal, ya sin concesiones fallidas y en condiciones adecuadas a lo que se busca para mejorar las instalaciones.

El encargado de la administración del Rastro Municipal recordó que a la llegada de esta administración se encontraron diversas irregularidades que iban desde lo económico hasta la infraestructura del lugar.

Destacó que entre los principales problemas que se ubicaron en una revisión administrativa fue la mala relación con los introductores del matadero, daño patrimonial económico de alrededor de 40 millones de pesos, el mal funcionamiento de la planta de tratamiento de aguas residuales, daños en la infraestructura de la zona de matanza, entre otras afectaciones.

El director de Industrial de Abasto Puebla aseguró que este fallo a favor de un juez beneficia a los ciudadanos en el que se mantiene un proceso de conversión libre de una demanda.