En la capital poblana se tiene estimado que los delitos del fuero común y federal son cometidos por jóvenes de entre 18 y 30 años de edad, lo que representa un 25 y 30 por ciento respectivamente de los delitos.

Al respecto, el secretario de Seguridad Pública del municipio, Amadeo Lara Terrón, coincidió en que cada vez son más los jóvenes los que se dedican a este tipo de delitos ante la falta de oportunidades que hay para ellos.

El funcionario municipal aseveró que en el caso de Puebla se han detenido a jóvenes de de los 20 a 30 años cuando se tratan den delitos del fuero federal, sobre todo por concepto de “narcomenudeo”, el cual representa el 25 por ciento de los casos.

En tanto, detalló que en el caso de delitos del fuero común se tratan del 30 por ciento sobre todo en robo a transeúnte y robo de auto partes, lo cual es un foco de atención debido a que es consecuencia de la falta de atención de problemas que no han sido atendidos debidamente.

Lo anterior, se considera que es por la falta de oportunidades hacia los jóvenes para estudiar en óptimas condiciones, lo cual los alienta a seguir los malos pasos de la delincuencia ante esta falta de las autoridades.

Tan solo en todo el país y de acuerdo a datos otorgados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el país solo el 32 por ciento de los jóvenes tienen acceso a una institución educativa, lo que se traduce que en la Nación el 40 por ciento de los delitos del orden federal lo cometen jóvenes mientras que un 49 por ciento se tratan de delitos del fuero común.

Una tendencia similar se percibe en el municipio de Puebla, donde hay la preocupación de las autoridades debido que son cada vez más jóvenes los que se detienen por delitos contra la salud, robo de auto partes y a transeúnte.

Lara Terrón aseveró que se trata de problemas que se vienen generando en el seno de las familias y a la falta de oportunidades en el ámbito laboral y académico para que los jóvenes no caigan en este tipo de situaciones.

Indicó que no hay proyectos que los incentiven adecuadamente a la vida productiva y a la formación académica, por lo que no tiene nada que ver con una situación económica adversa.

El secretario de Seguridad Pública precisó que ante esta situación la dependencia ha impulsado programas para el desarrollo de los jóvenes encaminados a la prevención del delito, detección de jóvenes como agentes de cambio, orientación para chavos banda, prevención de consumo de alcohol y drogas, entre otras que si bien no dan resultado a corto plazo si es un inicio importante para el desarrollo de las personas en estas edades.