El Ayuntamiento de Puebla y comerciantes del Tianguis de La Piedad acordaron que habrá un cerco policíaco de manera permanente a los alrededores del inmueble para evitar un posible brote de violencia entre grupos.

Lo anterior, luego de que una comisión presentara a la Secretaría de Gobernación Municipal la petición de establecer vigilancia en el lugar hasta que no se resuelva la situación legal que priva en el lugar así como la solicitud de comodato que ha hecho el ayuntamiento a instancias federales.

El titular de la dependencia, Pablo Montiel Solana insistió en que el ayuntamiento no puede intervenir de manera legal en el lugar, pues le corresponde a otras instancias resolverlo.

Sin embargo, destacó que para mantener la tranquilidad en el lugar se mantendrá el dispositivo de seguridad para impedir que cualquier grupo de choque provoque la inestabilidad del lugar.

El funcionario municipal destacó que cualquier acción legal en contra de Marisela Reyes Rosete está en manos de las autoridades ministeriales, mientras que el ayuntamiento ha cumplido con detener y consignar a las personas que han cometido las agresiones en contra de los locatarios.

Además, ratificó que se mantiene la solicitud formal al Instituto Nacional de Administración y Avalúo de Bienes (Indaabin) con la intención de que el predio del Tianguis La Piedad quede en manos de la comuna y así poder terminar con los enfrentamientos entre líderes.

Al respecto, el titular de la dependencia, Pablo Montiel Solana destacó que la intención de la autoridad municipal es la de terminar de fondo el problema que se tiene en este lugar.

El funcionario municipal destacó que el gobierno federal puede realizar cualquier acción para recuperar este espacio que fue donado para otro fin y que al final por intereses de algunos comerciantes solapados por anteriores administraciones cambiaron el giro original sin la autorización de la federación.

Por ello, indicó que solo con la intervención del gobierno federal se puede recuperar el predio, pues hay elementos legales para revertir la posesión del predio a los tianguistas a petición de la federación.

Aseveró que en los últimos años ha habido un manoseo de líderes y gobiernos municipales, que se salió de las manos y que ahora forma parte de una de las historias “negras” de este conflicto.