La postura que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), mantiene en contra de las reformas educativa y laboral, no marca ruptura con el gobierno federal, afirmó el secretario general de la sección 23 del magisterio, Emilio Salgado Néstor, más bien, es una forma de decirles que no están de acuerdo con algunos puntos de su contenido, “queremos que se den cuenta que México y la clase económicamente débil no está de acuerdo con sus reformas”.

Ante eso, el representante de los trabajadores federales de la educación en Puebla, afirmó que no tienen planeado realizar movilizaciones en contra de las reformas avaladas por el Congreso de la Unión, porque no pretenden afectar a los estudiantes ni lesionar los derechos de terceros, “nosotros cumplimos con nuestra responsabilidad y por fuera haremos eventos que muestren nuestra postura en contra de las reformas”.

Salgado Néstor, reveló que la reforma educativa, que ratificó el pasado jueves el Congreso del Estado de Puebla, son un obstáculo para la calidad de la educación, porque promueve la autogestión y eso afecta a las comunidades más pobres del Estado de Puebla, a los ciudadanos que están en el olvido, vemos que es un atropello a la educación pública.