Una alianza de partidos políticos similar a las del 2010, no garantiza el éxito en los resultados electorales rumbo al 7 de julio del 2013, así lo reveló el investigador de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Manuel Díaz Cid, quien reveló que los comicios presidenciales cambian la situación de las alianzas para el presente año, “pero también que no sean los mismos integrantes de la pasada coalición y una división en el Partido de la Revolución Democrática, por la salida de Andrés Manuel López obrador y sus seguidores”.

En ese contexto, el politólogo de esa institución poblana, dijo que el escenario entre los partidos políticos será más agudo que en el pasado, porque el Partido Revolucionario Institucional (PRI) apostará en serio a ganar porque sabe que una segunda derrota en la entidad poblana multiplica sus posibilidades de perder otras elecciones en el futuro y los ejemplos están en Estados como Baja California, Guanajuato y Jalisco, “entonces esa posibilidad no es una especulación y yo creo que el PRI apostará por todo”.

Asimismo, el investigador de esa universidad católica, aseguró que el Partido de la Revolución Democrática (PRD), llega dividido en dos facciones, la que está dispuesta a consolidar una alianza con el grupo en el poder en la entidad poblana y otro grupo más institucional, que apuesta por las indicaciones nacionales y se alinean a posturas cerradas y radicalizadas, “pero respetan los acuerdos nacionales de no entrar en alianzas”.

En ese contexto, Díaz Cid, aseguró que la alianza que trabaja el grupo en el poder en el Estado de Puebla, será muy restringida y en ese contexto, la sociedad civil juega un papel muy importante, ya que desde ahí se definirá qué candidato sumará los votos suficientes para ganar el proceso electoral poblano, “en las elecciones del 7 de julio serán fundamentales las redes sociales y la sociedad civil”.

Que la alianza que se trabaja en Puebla no sean los mismos integrantes del 2010 y el triunfo del PRI en los comicios federales, agregó Díaz Cid, no generarán los mismos resultados exitosos para una coalición de partidos en el Estado de Puebla, pero además, permitirá que la sociedad viva una competencia muy cerrada entre dos fuerzas políticas, “porque no se piensa que el PRD de manera independiente pueda ser competitivo”.

Lo que tiene claro el analista político de la UPAEP, es que una alianza semejante a la del 2010, permite un posicionamiento significativo al Partido Acción Nacional (PAN), pero consideró que seguramente vienen ajustes producto de la elección presidencial y eso abre fuertes posibilidades al PRI de ser competitivo, “creo que Puebla tendrá una elección muy cerrada entre dos grupos y las estrategias definirán al ganador en los comicios del 7 de julio”, finalizó.