Por resistirse a un asalto, Bernabé Martínez Bonfil, estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), fue asesinado de un balazo a la altura de la clavícula, cuando se encontraba en la esquina del boulevard Las Torres y la 24 Sur acompañado de un amigo ocasional, y luego de que ambos salieron del bar Maracas, donde estuvieron tomando hasta la 1:30 de la mañana del miércoles 27 de febrero.

El amigo ocasional de Martínez Bonfil fue el único testigo del crimen, de hecho él fue quien se comunicó al 060 para pedir ayuda cuando vio a su compañero de parranda herido. Los paramédicos confirmaron que éste había muerto luego de que le tomaron los signos vitales, por lo que dieron parte a la Agencia del Ministerio Público de Homicidios para que se iniciaran investigaciones, que fueron radicadas con la Averiguación Previa 017/2012/AEHOM.

El testigo, que en esos momentos se encontraba en estado de ebriedad, dijo que conoció al occiso en el interior del Estadio Universitario, donde estuvieron ingiriendo cervezas durante el encuentro de fútbol del Premundial Sub-20 y luego se fueron a seguir la parranda al bar Maracas, donde permanecieron hasta la 1:30 horas.

Del bar salieron tres, uno se fue por otro lado y los dos caminaron unos metros para tomar un taxi, cuando fueron interceptados por dos desconocidos, quienes estaban armados y les pidieron sus valores.

El testigo fue golpeado por uno de los asaltantes y despojado de sus valores, mientras que Bernabé Martínez Bonfil se negó a entregar sus pertenencias y, como consecuencia, uno de los maleantes le disparó a quemarropa y ambos escaparon, al parecer a bordo de un taxi.

Elementos de la Décima Comandancia de la Policía Ministerial del Estado (PME) se encargan de las investigaciones correspondientes.