A mediados de enero fue inaugurado con bombo y platillo el Metrobús; ahora, a mes y medio, no funciona del todo bien, hay escaso pasaje y sólo tres de diez “rutas alimentadoras” circulan, y ninguna al cien por ciento.

En el proyecto original se tenían contempladas 10 rutas alimentadoras, que sustituirían a unidades convencionales del transporte público, y que acercarían a los usuarios a la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA).

Pero a la fecha, sólo están circulando tres de las 10 rutas contempladas, afectando sobre todo los bolsillos de los choferes u operadores, quienes ya desde antes habían advertido que serían los que más perderían.

Asimismo, siguen circulando las rutas convencionales, lo que ha generado distintos puntos conflictivos en la circulación vial.

Según testimonios, los conductores ahora sólo ganan 120 pesos por cada turno de ocho horas, cuando antes llegaban a ganar hasta 600 pesos en un día; aunque se les prometió que iban a ser contratados con prestaciones y seguridad social, sin embargo, la empresa de RUTA ha incumplido este compromiso.

La única ruta alimentadora que opera al cien por ciento es la número 9, que cuenta con 23 unidades que remplazarán a 40 concesiones de la ruta 32.

La misma, circula por el bulevar Calzada Zaragoza, a la altura de Plaza Tolín, esquina con 7 Norte y 12 Poniente, casa de la Juventud Poblana (esquina 11 Norte y 8 Poniente), esquina 13 Sur y 5 Poniente, y esquina 19 Sur y 3 Poniente.

Su derrotero pasa en el bulevar del Gasoducto y avenida Xonacatepec, Monterrey y Calle 4B, crucero de Amalucan y Avenida de las Torres, rotonda de las Maravillas, esquina con Cordillera central y Sierra Montes Urales.

El servicio de las rutas alimentadoras es gratuito, pero debido a la falta de equipamiento para utilizar las tarjetas de prepago, se están generando pérdidas a los concesionarios de RUTA, también por el pago de choferes y combustible, según revelaron los mismos conductores.

Las otras rutas alimentadoras que circulan son la 1 y 5, según un reporte de la Secretaría del Transporte, y por lo menos durante 15 días más será gratuito el pasaje.

La ruta alimentadora 1, que también está en operación, cubre el trayecto Santiago Coltzingo, Malacatepec, Ocoyucan, Santa Marta Hidalgo, Temoxtitla y San Francisco Acatepec. Ésta sustituirá a los nueve autobuses de la línea Malacatepec que aún siguen en servicio.

Mientras que las 10 unidades de la ruta 5 cubren el trayecto que va de la UDLAP, Camino Real a Cholula, Calzada Zavaleta, bulevar del Niño Poblano, Vía Atlixcáyotl y Ciudad Judicial.

Debido al bajo número de vehículos, las rutas 36 y 32A siguen prestando el servicio de forma habitual en esta zona.

Desprotegidos

Mientras tanto, transportistas de la Ruta 32A se encuentran desesperados, a unos días de desaparecer el derrotero, ante la llegada del Metrobús, lo que además afectará a miles de personas al oriente de la ciudad.

Se dicen afectados por la RUTA, al señalar que este proyecto fue muy mal organizado y sólo ha traído problemas a la ciudad.

Ahora corren peligro de perder su trabajo más de 90 chóferes y checadores, pero también más de 30 transportistas que rentaban las placas se quedarán con una deuda millonaria, ya que sus microbuses dejarán de circular.

Incluso acusaron que las concesiones para el sistema RUTA fueron entregadas de manera discrecional, aseguraron transportistas de la ruta 32A, quienes se quedarán sin trabajo.

Por lo tanto, señalaron que viven en completa incertidumbre desde que entró en operaciones el nuevo sistema de transporte, mejor conocido como Metrobús.

También los problemas son para los vecinos, aseguraron los presidentes de las colonias Bosques de San Sebastián y Amalucan, acusaron que el Metrobús nada más les ha afectado a miles de personas, además de que no hay información alguna sobre las rutas alimentadoras.

Los choferes de la ruta que hasta ahora circula de Zavaleta a Bosques de San Sebastián denunciaron que la convocatoria para trabajar en el Metrobús poblano fue limitada, no sólo para los concesionarios, sino para los mismos conductores.

Aseguraron que el presidente de la mesa directiva de la 32A, Daniel Galindo, se limitó a decirles que los autobuses de la línea dejarán de circular, por lo que tendrán que buscar otro trabajo a partir de mediados o finales de este mes.

Acusaron que el concesionario, Miguel Ángel Aceves, retiró sus concesiones y se volvió ahora socio directo de RUTA, por lo que los dejó desamparados y sin explicación alguna.

Enrique Medina, arrendador de la ruta 32A, señaló que las alimentadoras nada más van a servir para el Metrobús, pero no va a servir para llevar al personal a su destino o trabajo.

“Es un complemento más del sistema RUTA, no soluciona en nada a la gente de Amalucan y Bosques”, explicó, al señalar que como arrendatarios ellos ponen la unidad y les son rentadas las placas.

“Nosotros, para pedir las unidades, tuvimos que pedir un financiamiento, debemos alrededor de 350 mil pesos. Al fin y al cabo la financiera nos va a decir que no les interesa la unidad, sino que dejamos nuestras casas en prenda, la que nos pueden embargar.”
“La ST retira la concesión y nosotros nos quedamos al aire, se pierde todo. Es más del 80 por ciento de 40 unidades”, dijo.

“Ahora el delegado Daniel Galindo, de la ruta 32ª, ya no nos da la cara, no nos da respuesta, ya la mesa directiva la desconocieron, ya no sabemos quién maneja la ruta, sin embargo nos cobran 40 pesos diarios por unidad para poder trabajar.”

-¿Cómo se invitó a los concesionarios al sistema RUTA?

-No tenemos ni idea, aquí todo lo han escondido, no nos han querido dar información, el delegado Daniel Galindo no da la cara, ni Benjamín Loyola, como representante de la ruta.

“Todo esto lo han estado haciendo de manera escondida, con concesionarios, hacen sus asambleas, se les ha preguntado qué va a pasar con nosotros, y desde hace meses al día de hoy no nos han dado respuesta, así nos traen día a día”, dijo otro arrendador, de nombre Cristian Aguilar.

“Nosotros queremos solucionar esto de manera pacífica, ordenada, por eso le solicitamos al gobernador una audiencia con él para poder llevar a una buena forma de solución.”

“Tal vez alternativas de rutas, modificar unas calles, algo propositivo, pero que nos den una oportunidad porque tenemos una deuda muy grande de las unidades, las que adquirimos de reciente modelo para poder dar un buen servicio. No se nos hace justo que de la noche a la mañana nos dejen en la calle.”

Marco Antonio Rodríguez Sánchez, presidente de la mesa directiva de Infonavit Amalucan, indicó que las afectaciones que se vendrán ante la desaparición de la ruta son muy graves, y no hay información de una ruta alimentadora.

Y es que, afirmó que, aunque haya ruta alimentadora, no se ve cómo la gente pueda llegar por ejemplo a la zona del Mercado Hidalgo o a la Capu, luego de que no existe información alguna de las líneas del Metrobús.

“El Metrobús no pasa por Amalucan, y no estamos enterados que vayan a poner una línea alimentadora, no nos han informado nada a los vecinos, que somos los que utilizamos mucho esa ruta para la escuela y el trabajo”.

-¿Ya los está afectando?

-Pues sí, bajaron el número de unidades y ahora quitarán más rutas, lo que va a afectar bastante a la unidad habitacional Amalucan, no hay nada de información respecto a esto.

-¿A cuánta gente afectarán?

-No puedo dar una cifra, sí somos bastantes, somos más de 25 mil habitantes los que hay en Amalucan, la mayoría utiliza transporte público, hay calculen como cuántos ocupan esas rutas.

Insistió en que ignoran todos los cambios, lo que ha generado incertidumbre, ya que las autoridades de la Secretaría del Transporte de un día para otro quitan las rutas sin previo aviso.
Cabe recordar que el 15 de enero, choferes comentaron a Intolerancia Diario, que aún laboraban de manera normal en sus rutas, y ahora se truenan los dedos por ser contratados.

-¿Oiga, y cuánto les van a pagar?

-Aún no sabemos.

-¿Pero ya empezaron a laborar no?

-No, no sabemos nada, nadie nos ha dicho nada en las rutas.

-¿Y cómo vinieron?

-Pues nos dijo el concesionario que había que apoyar y pues venimos.

Comentó el chofer, que aún labora en la ruta 32ª, y espera incorporarse a la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), pero solamente si le mejoran las condiciones salariales y laborales.

-¿Cuánto gana en la ruta 32?
-Doy cuenta de mil 300 diarios, más 600 de diesel, me quedaban diario, en un mal día, de 300 a 400 pesos, y en buenos días hasta 700 pesos.

-¿Tendrán que, por lo menos, emparejarle su ganancia?

-Eso esperamos, habrá que ver, ahorita nada más venimos a hacer la finta que ya estamos trabajando, pero la realidad es que no.

El 27 de enero, nuevamente los chóferes platicaron con este medio, y comentaron que aún no saben cuánto va a ser el sueldo que ganen por manejar las nuevas unidades del transporte público.

Desde entonces, ni siquiera les han dicho si tendrán todas las prestaciones de ley, como seguridad social o IMSS, o si nada más se quedarán con su sueldo, del que tampoco saben las cifras u ofrecimientos económicos.

Sin embargo, comentaron que tiene sus ventajas el estar en el Metrobús, ya que no tienen que estar correteando el pasaje, ni tienen que estar preocupados por el combustible, el cual es pagado por los concesionarios.

Pero, a pesar de estas ventajas, incluidas las prestaciones, están dispuestos a abandonar los trabajos sino les igualan por lo menos lo que ganan de chóferes en las rutas.

El concesionario Miguel Ángel Aceves no tomó la llamada para aclarar la situación laboral de los choferes. Sólo se le alcanzó a escuchar, luego de negar la entrevista, “no sé quien les dio mi teléfono”.