A casi un año del asesinato de la activista Agnes Torres, integrantes del Colectivo Transexual del estado de Puebla, Orgullo Puebla, y del Observatorio Ciudadano de Derechos Sociales y Reproductivos, acudieron al Congreso Local para entregar a los legisladores locales la ley Agnes, una propuesta de reforma al Código Civil y al Código de Procedimientos Civiles.

El 12 de marzo del 2012, Torres fue hallada muerta en una barranca del municipio de Atlixco, luego de reportarse su desaparición.

La propuesta de ley en la que había trabajado Torres, de aprobarse por el actual Congreso local, permitiría que la población transexual alcance los mismos derechos ciudadanos, como la obtención de sus documentos oficiales de acuerdo a su identidad sexo-genérica.

Los legisladores recibieron la iniciativa pero no hicieron ningún esfuerzo por respaldarla.

La propuesta de los colectivos pide modificar los artículos 831, 931, 932 y 935 del Código Civil de Puebla. La reforma modificaría el artículo 751 del Código de Procedimientos Civiles, de esta manera los documentos de identidad legal se empatarían con la identidad sexo-genérica que cada ciudadano elija.

En marzo del año pasado, los activistas LGBTTI, al enterarse del asesinato con violencia de Agnes, se organizaron para exigir el esclarecimiento del homicidio y pedir modificaciones legales que los protejan. Sin embargo, a un año, no ha habido modificaciones trascendentes a favor de los derechos de estos sectores de la ciudad.

El Congreso aprobó la inclusión del término “preferencias sexuales” dentro del artículo 11 de la Constitución local, como parte de una reforma de ley que no ha sido integral.

En el mismo orden de ideas, los activistas de los derechos de este sector se pronunciaron porque se reconozca el día nacional de acción a favor de los derechos y la vida digna de las personas transgénero y transexuales.

La propuesta
El presidente del Colectivo Transexual del estado, Alberto Téllez Rivera, informó que entregó a los legisladores locales la iniciativa “Agnes Torres”, para modificar el Código Civil estatal, dirigido a reconocer las personalidades que asuman los transexuales.

Indicó que el objetivo es que en el artículo 831, entre otros, del Código Civil del Estado de Puebla, se modifique y considere el entender por identidad de género la convicción personal de pertenecer a los géneros masculino o femenino, es inmodificable, involuntaria y puede ser distinta al sexo original.

“La reasignación para la concordancia sexo-genérica es el proceso de intervención profesional mediante el cual la persona obtiene concordancia entre los aspectos corporales y su identidad de género”, dijo.

Ello “puede incluir, parcial o totalmente: entrenamiento de expresión de rol de género, administración de hormonas, psicoterapia de apoyo o las intervenciones quirúrgicas que haya requerido en su proceso; y que tendrá como consecuencia, mediante resolución judicial, identidad jurídica de hombre o mujer”, comentó.

Téllez Rivera dijo que la iniciativa que entregaron tiene la finalidad de amparar a las personas que viven con esta condición, puesto que representa una necesidad al no haber una regulación jurídica específica para salvaguardar sus derechos civiles.

“La persona con identidad de género busca adecuar su sexo psicológico a su realidad social, ya que su nombre e imagen ya no coinciden más con el sexo y nombre que hasta ahora se acredita en sus actas de nacimiento, situando de desamparo jurídico al mostrar su acta de nacimiento padeciendo fuertes grados de rechazo social, incluyendo dificultades para la inserción en el mercado laboral, entre otros”, acotó.

Refirió que en 2009 se realizaron reformas al Código Civil del Distrito Federal en donde se reconoce el derecho que tiene una persona con identidad de género a ver rectificada su acta de nacimiento en cuanto a la mención de nombre, sexo e identidad.

En el documento entregado destacan la necesidad de seguir en esa misma dirección para extender las garantías de protección jurídica a todas las personas, sin importar su identidad de género, y que a causa de su no reconocimiento están colocadas en una situación de vulnerabilidad.

Agnes Torres Hernández, quien fue asesinada en marzo de 2012 a los 28 años de edad, fue una de las activistas transgénero con gran representación, al luchar contra la discriminación.

Torres Hernández estudió en la Universidad Veracruzana, era terapeuta, sobre todo experta en temas de sexualidad, dictaba algunas conferencias y participaba de manera activa en la vida académica en sicología, y estaba preparando una iniciativa de ley para presentarla a los diputados sobre la identidad sexo-genérica, además de que ella estuvo involucrada en la iniciativa del Distrito Federal.

En otro tema, Téllez Rivera dijo que buscarán la declaración del Día internacional de acción a favor de los derechos y la vida digna de las personas transgénero y transexuales.

Una democracia no se puede permitir tener ciudadanía de primera y de segunda, una democracia se define a sí misma en la igualdad de derechos, manifestó.

“Es prioritario detener los crímenes de odio contra las poblaciones trans en nuestro país, no sólo a través de integrar el tipo en los códigos penales, sino a través de acciones de prevención del delito, de combate a la discriminación y de inclusión y participación social de la poblaciones afectadas”, manifestó. (Notimex)