El expresidente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, auguró la derrota del albiazul en la capital de Puebla no por la fortaleza del Revolucionario Institucional, sino por la imposición del candidato del gobernador que la gente va a rechazar, además advirtió que los “compinches” de Calderón quieren apoderase nuevamente del partido que está manejado por el más torpe de los presidentes que ha tenido “y se llama Gustavo Madero Muñoz”.

En entrevista, previo a ofrecer una conferencia ante jóvenes de diferentes universidades, el exdirigente dijo que Acción Nacional vive prácticamente en el precipicio y no sabe cuál rumbo va a tomar, por ello tiene que aliarse con partidos opuestos —como el PRD o el PT—, pero descuida a la militancia, misma que ya no tiene derecho de opinar.

Dijo que el panorama en los 14 estados donde habrá elecciones es gris para el PAN una vez que se basaron en las imposiciones, el rechazo de la ciudadanía a las prácticas del partido y el mal gobierno de Felipe Calderón.

El también dirigente de Alternativa Social expresó que cuando hay un proceso electoral es donde hay que generar más temas de reflexión entre los ciudadanos, para que estén atentos de lo que acontece en una contienda con la participación responsable de la ciudadanía y ver si hay intromisión de un gobierno.

Espino Barrientos, al ser cuestionado sobre la situación de su partido en Puebla, expresó que “el PAN ya no encuentra qué hacer, postula a expriistas, yo reclamé ese tipo de decisiones caprichosas arbitrarias, no porque recaigan las candidaturas en priistas puede haber priistas arrepentidos de su militancia tricolor o que al paso del tiempo se dan cuenta que se identifican más con otro, el problema es que se imponga desde el gobierno, como cuando Felipe Calderón impuso en Veracruz a Miguel Ángel Yunes, en Oaxaca a Gabino Cué, o a Mario López Valdez en Sinaloa, o a José Rojas Aispuru en Durango, situación que yo le reclamé.

”Todos ellos habían tenido una militancia que había pasado por el PRI, ese no era problema, la situación es que eran candidatos impuestos desde el poder gubernamental utilizando la nómina para presionar a los dirigentes que toman las decisiones, éstas son validadas por los órganos internos del PAN pero decididas desde el gobierno, eso pasó desde el gobierno y es lo que pasa en Puebla.

”El problema que pasa en Puebla es que desde el arranque de su campaña lleva de candidato a alguien que no era el que querían los militantes, sino alguien que quiso el gobernador.

”No puedo adivinar el futuro si habrá voto de castigo de los militantes del PAN, porque son impredecibles, un día están en una posición y después cambian de la misma, hoy hay muchos que le reclaman a Calderón pero antes le aplaudían, pero podrá haber el voto de castigo más bien de los ciudadanos, y pues si bien en Puebla se ha hecho una buena labor de gobierno municipal, no es suficiente para que la gente ratifique su voto para un candidato del PAN que viene enviado por el gobernador.”

Manuel Espino dijo que su expartido se parece cada vez más al PRI, “yo diría que ese parecido comenzó a darse hace algunos años, lo advertí, pero ahora ha refinado las mañas y viejas prácticas que le reclamamos en el pasado al PRI y paradójicamente los ciudadanos han reconocido que hasta el tricolor ha enmendado algunas de esas viejas prácticas, tanto así que ya no por la vía del fraude electoral, como lo era en el pasado, sino por la vía del voto en las urnas ha recuperado terreno, gubernaturas, muchas presidencias municipales, mayorías en los Congresos de los estados”.

Al preguntarle de quién es la responsabilidad, dijo: “Creo que es una responsabilidad compartida, el que mayor daño le ha hecho al PAN en los últimos años se llama Felipe Calderón Hinojosa, el dirigente más torpe que ha tenido en los últimos años se llama Gustavo Madero Muñoz, su permisibilidad, su actitud francamente débil ha contribuido a que el PAN se siga desviando, dañando solo”.

Del relevo de Ernesto Cordero comentó: “Creo que la división ya está ahí, simplemente se agudiza el problema interno, es la guerra de grupos, Felipe Calderón controlaba al PAN desde el gobierno valiéndose de la nómina, lo permitió Madero y ahora que Calderón y sus compinches no están en el gobierno buscan rescatar el control del partido.

”Ahora que Madero ya no tiene la presión de Calderón desde la Presidencia de la República está tratando de liberarse de la camisa de fuerza, lamentablemente esos movimientos no responden a una posición institucional sesuda, orientada a mejorar el desempeño de los senadores del PAN en el Congreso, simplemente es una medición de fuerzas que va a llevar a una mayor crisis al PAN.

”Lo que veo es que el PAN comenzó muy bien, todavía al relevo presidencial de 2006 nos fue bien y dejé los mejores resultados de toda la historia del partido, se tenía mayoría en las Cámaras de Senadores y Diputados, 17 mayorías en los Congresos del estado, y gobernaturas.

”Después de entregar la estafeta la comenzaron a hacer pedazos, del 2007 comenzó a ir en picada, vino la primer estrepitosa derrota en el 2009 con Germán Martínez, llegaron otros errores con César Nava que ahora está en deuda con Pemex, y ahora el ejercicio de un liderazgo sin autoridad sin oficio político, agachado, y ahora se encuentra en el precipicio.”

Falta lo peor
Manuel Espino advirtió que “viene una crisis mayor, el PAN tiene ahora 20 diputados que se les llama diputados por error porque no ganaron, simplemente los priistas no supieron cómo votar por sus candidatos y cuando cruzaron la boleta no lo hicieron bien. Acción Nacional está sobre representado y creo que en 2015 si hoy tienen 114 diputados estará en 80.

”De las 14 elecciones no se ven condiciones favorables, por eso digo que en su desesperación el partido hace alianza con el PRD, con el PT, con el Panal, se agarra de cualquier ‘clavo caliente’ con tal de conservar algunas posiciones en la función pública.

”Acción Nacional ha perdido el propósito superior que no era ganar espacios de poder, sino generar una mejor condición ciudadana de participación y promover que esos ciudadanos buenos lleguen a la función pública y no los que tienen el dinero y popularidad.

”Insisto, no es por la fortaleza el PRI sino por error del PAN, si la corrige, que la veo difícil, que no veo que logre su autonomía del gobernador y que nadie se sorprenda que el albiazul entregue la estafeta de la presidencia de la capital.”