Fue identificado el hombre ejecutado con disparos de arma de fuego y abandonado en el kilómetro 109 más 150 de la autopista México-Puebla, en el tramo de San Miguel Xoxtla. Se trata de Julio López González, quien tenía 41 años de edad, era vecino de Ciudad Neza, Estado de México, y se dedicaba a la venta de “chacharitas”, además de que no presentaba dos impactos de arma de fuego sino cuatro, todos ellos calibre 22 milímetros.

La identificación del hombre ejecutado ocurrió por las tarjetas de presentación de refaccionarías y talleres mecánicos que encontraron cerca de su cuerpo; de otra forma, su familia no lo habría ubicado, de hecho dicen desconocer qué hacía en territorio poblano.

Ante el agente del Ministerio Público de San Pedro Cholula, donde se encuentra radicada la averiguación previa 1714/2013/SPCHO, por el delito de homicidio, se presentó la esposa de Julio López, de 20 años de edad, quien dijo que en los primeros días del mes de abril se habían casado y que su ahora difunto esposo se dedicaba a la venta de “chácharas”, además de que dice su marido no tenía problemas con nadie.

De acuerdo con la declaración de la viuda, cuyo hermano es elemento de la Policía Federal adscrito a las Fuerzas Federales de Apoyo, que en todo momento estuvo acompañándola, Julio López salió de su casa a las 5 horas del domingo para ir a vender y ya no regresó, por lo que estaba preocupada.

El lunes por la tarde fue enterada por amigos de su marido que lo habían encontrado en la autopista México-Puebla, tramo San Miguel Xoxtla y que lo habían asesinado.

Quienes le dispararon utilizaron un arma del calibre .22, le dispararon en tres ocasiones en la sien de lado izquierdo y otra más en la nuca, saliéndole uno de estos proyectiles a la altura de la frente.

De acuerdo a reportes de la necropsia que le fue practicada por el agente del Ministerio Público, en el cráneo le fueron hallados tres “plomos” calibre 22 milímetros.

Se presume que se trató de un “ajuste de cuentas”.