Ocho puntos críticos de la capital poblana considerados de alto riesgo por posibles inundaciones estarán monitoreados de manera permanente a través de videocámaras de vigilancia que se encuentran conectadas al Centro de Emergencia y Respuesta Inmediata (CERI).

En lugares como los vasos reguladores, Puente Negro y El Santuario, 18 de Noviembre y río Alseseca, barranca Manzanilla, puente de México, 25 Sur y río Atoyac, así como bulevar Atlixco y La Providencia, hay una vigilancia permanente de la creciente de los ríos que pasan por estos lugares.

En estos puntos se instalaron estos sistemas para hacer el monitoreo del comportamiento de los ríos, actuar de manera inmediata en caso de alguna evacuación de ciudadanos y evitar la proliferación de asentamientos irregulares.

Al respecto, el director de Protección Civil municipal, Gustavo Ariza Salvatori, precisó que con la presencia de estos sistemas en estos puntos se prevén de manera inmediata las afectaciones a la población por un posible desbordamiento de ríos.

Indicó que este monitoreo a través de las videocámaras permite tener imágenes en tiempo real para identificar el lugar que se debe intervenir de manera inmediata, tomar buenas decisiones sobre una posible evacuación y tener una buena coordinación con otras instancias.

Otra de las ventajas que detalló el funcionario municipal con la instalación de estos sistemas es que están georeferenciados para tener una ubicación exacta de los conflictos que se puedan presentar durante la temporada de lluvias.

El director de Protección Civil municipal destacó que, para tener el monitoreo de las cámaras, éstas son vigiladas por el personal del CERI, quien, en un momento de situación de emergencia en los ríos, puede emitir una alerta para actuar de manera inmediata.

En este sentido, destacó que después de hacer un estudio sobre las zonas con más peligro, se determinó sólo utilizar ocho de estos sistemas en puntos prioritarios, para contar con una visión del comportamiento de estas márgenes en tiempo real.

Ariza Salvatori aseveró que la determinación de colocar estas cámaras en estos lugares se debió a la realización de un estudio de acuerdo con el número de personas y el grado de peligrosidad en el que se encuentran, pues en estos lugares hay por lo menos 6 mil familias que viven en constante peligro cada temporada de lluvias.

En este sentido, reiteró que los vasos reguladores de Puente Negro y El Santuario son los dos puntos críticos que se atenderán de manera inmediata a través de la dirección de Protección Civil municipal, para minimizar los riesgos que hay para más de 2 mil familias que viven asentadas en las laderas de estos canales.

Destacó que por la importancia que implica el salvaguardar a las miles de familias que se ubican asentadas en las laderas de ambos canales, se planteó la necesidad de establecer este monitoreo, como no se había hecho antes.