Ante estudiantes de la UAP, el candidato de la coalición Puebla Unida, Tony Gali Fayad, tiró sus “netas” de la campaña y hasta consejos para “cachondear” les dio a los estudiantes, “chavos que se rompen la madre todos los días en la escuela, muchos de ustedes trabajan y llevan lana a su casa”.

Desenfadado y sintiéndose a sus anchas con los jóvenes, el candidato de la coalición pluripartidista se calificó como un político de “netas”: “Neta, yo sí les digo, yo hablo con netas, yo toda mi vida he hablado con netas”.

En pleno “cachondeo”, y recordando sus tiempos juveniles cuando se “arrimaba a la cobija”, el candidato de la coalición Puebla Unida, Tony Gali Fayad, dialogó con estudiantes de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) en el auditorio al aire libre del Auditorio Siglo XXI.

El candidato de la megacoalición dejó el “choro” y les pidió a los jóvenes universitarios su confianza para votar por Puebla Unida el próximo 7 de julio.

Los jóvenes universitarios corearon: “Tony, amigo, la UAP está contigo, Tony, amigo, la UAP está contigo”.

El candidato de la coalición partidista reconoció a los universitarios el diálogo: “Mi reconocimiento, mi respeto, antes que nada a la Universidad Autónoma de Puebla, mi aplauso para la Universidad Autónoma de Puebla”.

El candidato de la coalición salpicó su discurso con lo que consideró palabras juveniles como “güey”, “netas”, “chorear”, “madres”, y pidió que no leyeran su curriculum vitae porque “ese es un choro que les pueden echar cuando estás en una conferencia magistral, en otro cuento. Los resultados ahí se quedan”.

El formato del encuentro, aunque fluido, fue muy cuidado.

Un grupo de estudiantes seleccionados previamente por los organizadores le hicieron preguntas al candidato, con el rígido formato de la pregunta prediseñada y de una sintaxis casi de especialista, pero eso sí, sin ir al fondo de los temas.

Aunque el candidato les pidió a los asistentes preguntas espontáneas los invitados se ciñeron al cartabón.

A los asistentes se les entregaron sombrillas de la coalición Puebla Unida y del Partido Acción Nacional (PAN), que desplegaron durante la charla con el candidato a la alcaldía.

Gali abordó diversos tópicos durante su presentación e insertó en su charla ocurrencias y referencias juveniles.

Habló lo mismo de la pobreza y la marginación en las juntas auxiliares, reventó chispazos de su biografía como funcionario público y hasta pidió que se incluyan clases de ética en las escuelas.

Y pidió que a su correo electrónico le mandaran desde propuestas hasta mentadas: “Mándeme lo que sea, aunque sea mentadas. Y llegará la respuesta de manera muy puntual”. Pero entre las ocurrencias verbales, el candidato habló largo y tendido de sus ideas para abatir la pobreza, mejorar las condiciones de vida de los poblanos y dotar a la ciudad de una mejor infraestructura: “El sol no se tapa con un dedo. Sí hay pobreza en Puebla, sí hay lugares donde hay miseria extrema, que sí hay desigualdad. San Baltasar Tetela, San Aparicio, Canoa, Resurrección, San Pablo Xochimehuacan, en todas estas juntas auxiliares tenemos que trabajar para los servicios, con programas que nadie ha bajado en Puebla, nadie, como PIBAI, con Conagua y CNA, para bajar agua potable. Podemos bajar hasta 800 millones de pesos y no nada más depender del Ramo 33. A mí sí me alcanza la lana, ahí están las obras, dos años dos meses. Ahí están las obras”.

El candidato relató que conoció a una niña embarazada de 11 años y pidió mejorar la ética de los poblanos: “Lástima ver a una niña embarazada de 11 años. Ustedes van a ver un comercial en la tele de agua, ahí donde no hay agua en esta gran junta auxiliar, en esta casa que me demostraron que no hay agua, una niña embarazada de 11 años, tenemos que tener programas de prevención permanente. Gobierno estatal, federal y municipal, tenemos que tener más sanciones para violadores, los diputados tienen que trabajar muy duro”.

Gali pidió aunque sea un minuto de ética en las aulas: “Cuando yo estudié, pueden decir ‘uuuh’, sigo estudiando, estoy terminando mi doctorado, me daban clases de ética, y un día se acabaron las clases de ética y vinieron las clases de civismo, y se acabó la clase de civismo. Se lo dije a Luis Maldonado cuando era secretario, no sé cómo estén los programas educativos pero si no poner una clase donde te estén diciendo, sí se han perdido los valores cívicos, el respeto a la bandera y al himno nacional, eso provoca ese tipo de situaciones.

”Tenemos que llevar a las aulas ese gran minuto de ética. Si nuestros chavitos no están al día, va a ser muy fácil. Programas preventivos no hay más y sanciones más fuertes.”

Gali Fayad propuso dotar de un programa fiscal a las juntas auxiliares: “¿Por qué todos los que llegan le hacen algo al Centro o al Paseo Bravo, como si no supieran? Para el Centro hay una partida como Centro Histórico, que te la da Patrimonio de la Humanidad, es de 10 varos, 10 millones, eso que se aplique. Mi compromiso, lo digo aquí, viéndolos, es con los que más lo necesitan. Esas 17 juntas auxiliares e inspectorías, primero darles también más autonomía, los presidentes auxiliares no tienen presupuesto, andan pepenando, viendo qué onda. Ni siquiera cobran el derecho de panteón, el uso de suelo, hay que darles un programa fiscal. Yo me he entrevistado con los presidentes de las juntas auxiliares varias veces. Igual que esta colonia es porque han permitido que crezcan. Cuántos años tienen y no están regularizadas (…) tampoco tienen presupuesto, todos los tachan de ratas, 'es que es muy rata este cuate', no tienen nada, y ¿qué hacen? Tratar de mantener los usos y costumbres. Piden un recurso para la fiesta, para la fiesta patronal, para el 15 de Septiembre. Les digo, mucha tristeza, no todo es la pachanga o el huehue. Seguiremos apoyando los usos y costumbres.

”Nuestras lenguas no deben desaparecer; si no hay una aula, esos grandes poblanos de edad les inculquen los usos y costumbres, el náhuatl, el zapoteco, estamos fregados. Más autonomía. Lo único que hacen es casarte y sacan un recursito. Qué tristeza, hay que darles presupuesto y autonomía.”

A la hora de las preguntas, un estudiante de la Facultad de Economía lo apapachó:

—Juan Carlos, vengo de la Facultad de Economía.

—Ése es de los míos. En la UAP estudié dos materias de economía. En la universidad no me daban economía política y yo tenía un gran interés de saber de economía política y entré a la UAP a estudiar dos cursos de economía política.

—Se los recomiendo, son buenos.

—Claro, neta, lo reconozco. Mi reconocimiento, mi respeto, antes que nada a la Universidad Autónoma de Puebla, mi aplauso para la Universidad Autónoma de Puebla.

“Tony, amigo, la UAP está contigo. Tony, amigo, la UAP está contigo. Tony amigo, la UAP está contigo.”

Por supuesto, no faltó el consejo de Gali Fayad para el “cachondeo”: “Se vale ahorita cachondear. Yo también fui chavo, cuando hacía frío había que arrimar la cobija, y cuando hace calor estás muy sudado, también hay que arrimar la cobija; se vale, se puede”.

”Neta, yo sí les digo, yo hablo con netas, yo toda mi vida he hablado con netas.

”Soy empresario de nacimiento, eso me da la calidad de poder hablar con ustedes, familias sólidas que ustedes tengan trabajo, posición, el reconocimiento como chavos que se rompen la madre todos los días en la escuela. Muchos de ustedes trabajan y llevan lana a su casa.”