La dirección de Protección Civil municipal ha identificado al menos cuatro puntos en la capital poblana que son de alto riesgo debido a que se pueden generar desgajamientos de cerros que se ubican sobre todo en tramos carreteros o entradas a colonias.

Para la dependencia municipal, el Anillo Periférico, la Prolongación de la 16 de Septiembre, Valsequillo y La Guadalupana son los lugares que en este momento son los más peligrosos por posibles deslaves.

En el caso del Anillo Periférico, la dirección de Protección Civil ha recomendado a la Secretaría de Infraestructura reforzar la colocación de enmallados protectores, para evitar el desprendimiento de grandes rocas que caen sobre la carretera.

El titular de la dependencia, Gustavo Ariza Salvatori, dijo que aún hay tramos en el Anillo Periférico que carecen de sus protecciones anti-taludes, por lo que hay riesgo de que conductores que circulan por el lugar puedan ser afectados.

Admitió que en este tramo carretero es común que se desgajen grandes cantidades de rocas de gran tamaño, que a veces superan el tamaño de un vehículo, por lo que se recomendó reforzar las acciones en este lugar.

Ariza Salvatori destacó que este tipo de desgajamiento se genera principalmente en zonas donde por la mancha urbana se van abriendo caminos nuevos, ya que, al generarse una mayor erosión, por el mismo caudal del agua se genera este tipo de deslaves.

En lo que corresponde al municipio de Puebla, en la zona sur de la capital es donde se ha detectado un mayor número de taludes, principalmente por la zona del Periférico, Valsequillo, 16 de Septiembre y La Guadalupana, es donde se incrementa el número de reportes de este tipo de desgajamiento, que es precisamente donde ha crecido la mancha urbana en la capital poblana.

El funcionario municipal recalcó que el grado de peligrosidad se mide dependiendo de la cantidad de agua que caiga con las lluvias, ya que si una tormenta llega a exceder los 20 milímetros de agua empieza a erosionar el camino o el cerro, por lo que la afectación inicia con el camino a la vía pública donde transitan los ciudadanos.

Por lo tanto, llamó a los ciudadanos a estar pendientes de los posibles riesgos de vivir en una zona irregular o cerca de un camino, como diferentes ruidos, la gran acumulación de agua o de tierra, ya que es un preludio de un posible alud.

En cuanto a viviendas en la zona sur de la capital es donde se cuenta con un mayor riesgo, desde la zona de San Ramón hasta Unión Antorchista, ya que este tipo de colonias iniciaron como asentamientos irregulares sin contar con un estudio técnico de la calidad del suelo.

Ariza Salvatori aseveró que ante el inicio de la temporada de lluvias, personal de la dependencia ha comenzado a realizar recorridos por estos tramos donde se pueden presentar los desgajamientos con el fin de hacer un diagnóstico para hacer o recomendar las acciones de mitigación de riesgos que se deben hacer.

Detalló que hasta el momento no se ha registrado mayor problema en estas zonas debido a que al momento no se han registrado lluvias tan intensas como para ocasionar el desprendimiento de paredes laterales de algún cerro o camino.

Sin embargo, llamó a la población a estar atentos de cualquier anomalía en el estado de los terrenos, es decir, si registran agrietamientos, movimientos de tierra o circulación de lodo, que son de los primeros indicios que se presentan en este tipo de circunstancias.