El día de ayer, al menos 10 registros de telefonía, alcantarillas y alumbrado público desaparecieron del primer cuadro de la ciudad.
Esto hace pensar a las autoridades municipales que se trata de un “sabotaje” para afectar la imagen del ayuntamiento de Puebla, pues se tratan de registros de cemento que no sirven ni siquiera para ser vendidos en el “mercado negro”.

De hecho, en las últimas semanas se han robado más de 80 tapas de registros en diferentes puntos del primer cuadro de la ciudad, lo cual pone en riesgo a los peatones y vehículos que circulan por el lugar.

Para el secretario de Desarrollo Urbano, Felipe Velázquez Gutiérrez, este robo “descarado” se trata de un “sabotaje” que trata de afectar a la autoridad municipal ante los ciudadanos.

Comentó que en un principio comenzaron a desaparecer las tapas metálicas, las cuales eran vendidas por kilo pero desde hace 15 días inició el robo de las de concreto.

El funcionario municipal aseveró que hasta el momento no se tiene cuantificado el monto de lo robado debido a que algunas de estas tapas de registro son propiedad de empresas privadas y otras de la comuna.

“Pareciera que hay alguna intención de generar una molestia en la población a través de este tipo de situaciones, que no se les puede llamar de otra forma más que un sabotaje contra el ayuntamiento.”

Ante esto, el ayuntamiento de Puebla presentó las denuncias formales ante las autoridades ministeriales, en contra de quien resulte responsable del robo de los registros en la ciudad.

Indicó que el ayuntamiento de Puebla presentará una denuncia formal ante las autoridades correspondientes por el robo de los registros en el primer cuadro de la ciudad.

“Nosotros lo que estamos haciendo es una relación y estamos viéndolo con la Secretaría de Seguridad Pública y se presentará una denuncia en contra de quien resulte responsable por el robo de estas tapas.”

De hecho, en un intento por disminuir este tipo de robos desde el año pasado el ayuntamiento de Puebla comenzó a sustituir estos aditamentos por nuevos que son ahora de poli-concreto (polímeros plásticos, resina y marmolina), con la intención de que los delincuentes no los sustraigan por ser de metal.

Sin embargo, hasta el momento los resultados son mínimos porque siguen desapareciendo estos elementos aunque sean hechos de otro material, lo cual para el funcionario municipal habla de “un sabotaje”.

El secretario de Gestión Urbana destacó que estos hurtos se han notificado a las instancias correspondientes como el SOAPAP, Telmex y a la empresa Citelum, porque resulta una trampa mortal para los ciudadanos.

El funcionario municipal aseveró que una vez que se hicieron llegar los reportes, todas las instancias involucradas se han dado a la tarea de comenzar con la sustitución de estos elementos.