El Presidente Municipal, Eduardo Rivera aseguró que en su gestión no habrá “año de Hidalgo” como ha ocurrido en anteriores administraciones municipales que literalmente saquearon al Ayuntamiento.

Por ello, sentenció que cualquier funcionario que sea sorprendido en actos de corrupción será sancionado administrativamente o en casos más graves serán removidos del cargo de manera inmediata.

El edil poblano aseveró que todos los funcionarios conocen cuáles son las irregularidades y sus implicaciones por caer en ellas, por lo que no habrá ninguna contemplación para proceder en su contra.

Recordó que al final de cada gestión tanto estatal como municipal, los colaboradores incurren en actos de corrupción, por lo cual dejó en claro que no se permitirá los abusos ni excesos al final de su periodo de gobierno.

“Estamos firmes en los proceso estamos en el tema de licencias de uso de suelo, permisos para antros, grandes fraccionamientos gasolineras, estaremos implementando un mecanismo de seguimiento como lo hemos hecho al inicio de la administración. Ellos ya saben que si se pasan de lanza contra tramites y los ciudadanos va pagar las consecuencias”.

Incluso, también pidió a los ciudadanos denunciar este tipo de conductas para que sean investigadas y, si se encuentran culpables, serán castigados conforme lo establece la ley de servidores públicos.