De la confianza que exista en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Estatal Electoral (IEE) dependerá si se conoce o no el ganador de la elección del próximo 7 de julio en la capital del estado de Puebla, aseguró el analista político de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Alejandro Guillén Reyes, quien recordó que el organismo electoral tiene el papel determinante en los comicios que están en marcha en este momento.

Para el académico de esa casa de estudios poblana, la efectividad y la credibilidad con que se maneje el PREP será fundamental para transmitir a los ciudadanos la confianza necesaria para evitar conflictos postelectorales, “la confianza en el PREP jugará un papel muy importante para determinar si se conoce o no al candidato ganador de la presidencia municipal”.

El investigador recordó que en otros procesos electorales, como el de 2006, el organismo electoral tenía cierto grado de confiabilidad, pero aún así se presentó un conflicto postelectoral, a pesar de que PREP del Instituto Estatal Electoral arrojó resultados que coincidieron finalmente con las votaciones.

Guillén Reyes reiteró que si existe confianza en el organismo electoral y en su programa de resultados preliminares, los participantes en los comicios del 7 de julio tienen que reconocer el triunfo o la derrota, según sea el caso, “esto es lo deseable, para evitar problemas de manera posterior a las votaciones del domingo 7 de julio”.

Sin embargo, la percepción del académico es que en este momento los diferentes actores de la contienda electoral no tienen confianza en las autoridades encargadas de organizar el proceso electoral, porque en el círculo rojo se comenta que en la entidad poblana se desarrolla una elección de Estado, porque existe la percepción de que las autoridades locales tienen las manos metidas en el proceso electoral.

La observación
Alejandro Guillén afirmó que las percepciones electorales que prevalecen refieren que no existe en la actualidad una competencia equitativa y, por lo tanto, no existe confianza en las instituciones que son árbitros de la contienda electoral, sobre todo porque al parecer vienen los peores momentos del proceso electoral, porque sube la intensidad y el tono de las acusaciones entre los grupos que contienden en los comicios que concluyen en poco más de 22 días.