Carlos Orea Alonso, líder migrante avecindado en Los Ángeles, considera que los políticos le temen al voto migrante porque no lo pueden comprar ni controlar, por lo que la promoción que realizan de este voto es restringida.

La comunidad migrante posee la fuerza para decidir la elección de 2018, advierte el dirigente migrante Carlos Orea Alonso ante la nueva medida aprobada por el Congreso de Puebla para que los migrantes poblanos puedan emitir su voto desde el extranjero.

“Los partidos políticos no pueden controlar el voto migrante ni meterles miedo.”

El representante de la asociación civil Casa del Migrante Poblano en Los Ángeles, Carlos Orea, afirmó que la reforma electoral para darle el voto a los migrantes en el extranjero debe contar con mecanismos de promoción del voto en el exterior.

Carlos Orea manifestó que la medida de otorgarle el voto a los mexicanos en el exterior es importante pero posee severas limitaciones, las cuales analizó a detalle para Intolerancia Diario.

El pasado jueves en sesión ordinaria el Congreso del estado de Puebla aprobó la reforma al Código Electoral para que los poblanos que viven en el extranjero puedan emitir su voto en la elección de 2018. La elección de 2018 es concurrente con la elección a presidente de la República. Para Puebla se renovarán alcaldías, la gubernatura y el Congreso local.

“La medida es importante pero tiene muchas limitaciones. El voto en el extranjero es visto como algo muy caro pero no es por la falta de voluntad, porque aún estando lejos la razón de peso de nuestra comunidad que no participa es la falta de promoción del voto. Yo creo que falta tanto voluntad política como de las instituciones electorales. Porque el voto migrante es un voto inteligente. Al voto migrante no lo pueden maicear. Tampoco es un voto clientelar, es un voto al que no le puedes ofrecer regalos y no lo pueden comprar como acostumbran los partidos políticos y los candidatos”, razonó Orea Alonso.

Orea Alonso rechazó que los migrantes no se preocupen ni conozcan lo qué sucede en sus localidades. El representante de la Casa del Migrante Poblano señaló que los migrantes conocen lo qué sucede en el país y que son gente muy informada.

“Es falso, además, que los migrantes no estemos atentos a lo que sucede en México. Somos gente informada que seguimos lo que sucede en el país. Estamos enterados a través de internet de lo que están haciendo los políticos en el territorio azteca.

”Se ha dicho que el voto migrante es caro, y que no teníamos conocimiento de nuestro estado, nuestro país y nuestras localidades de donde emigramos. Eso no es cierto, que no conozcamos lo qué sucede en el estado”, defendió de manera vehemente Carlos Orea Alonso el conocimiento e interés de los migrantes en los procesos electorales.

El dirigente migrante avencidado en Los Ángeles resaltó que los partidos políticos poseen temor al voto migrante pues es un voto que no pueden controlar los partidos políticos porque se trata de un voto informado, señalando que el primer obstáculo de las autoridades electorales y partidos es la falta de promoción a este derecho.

De visita en Puebla, el líder migrante aseguró que la aportación de los migrantes a la estabilidad social de estados como Puebla es fundamental porque detonan o sostienen las economías de distintas regiones del estado.

“No se nos olvide que somos los migrantes, quienes nos hemos ido a trabajar al extranjero, los que sostenemos la economía del estado de Puebla enviado a nuestras familias las remesas. Si no fuera por las remesas muchas familias de Puebla y muchos municipios del estado no saldrían adelante. No hay que perder de vista esto. Los migrantes somos parte de la estabilidad social, esta es una gran aportación porque sino pueblos enteros estarían sin ningún ingreso.”

Orea descartó que los migrantes respalden a algún partido político en especial o que posean una tendencia partidista predeterminada.

En la Unión Americana se discute la llamada reforma migratoria. La reforma ha levantado esperanzas entre millones de personas que llegaron a los Estados Unidos sin documentos de migración cruzando la frontera. Aproximadamente unas 11 millones de personas sin documentos migratorios viven en los Estados Unidos.

De esta cifra alrededor de 2 millones de migrantes salieron de Puebla en busca del sueño americano.

Orea señala que el debate es intenso en la Unión Americana y que el Partido Republicano está buscando que la legalización de los migrantes que llegaron a los Estados Unidos sin documentos quede con suficientes “candados” que favorezcan a esta fuerza política debido al alto potencial de los migrantes mexicanos en los Estados Unidos en las elecciones y porque los migrantes mexicanos mayoritariamente se sienten identificados con el Partido Demócrata, lo que convierte la discusión de la reforma migratoria en los Estados Unidos como un tema de corte electoral.

En el mismo orden de ideas, Orea Alonso asegura que los migrantes aportan a las economías de sus regiones de origen porque pagan distintos impuestos como el impuesto predial y los servicios de luz y de agua.

La sesión
Durante la sesión pública celebrada el pasado jueves, los integrantes del pleno del Congreso del estado aprobaron con 37 votos a favor, uno en contra y una abstención, reformar y adicionar diversas disposiciones al Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Puebla para reconocer y promover el voto de los poblanos en el extranjero, de manera exclusiva para la elección de gobernador, a partir del año 2018, así como para determinar los mecanismos, procedimientos y términos por parte del IEE y de los interesados en ejercer su derecho al voto.

Dichas modificaciones fueron propuestas por la dupla del PRI y el PAN, a través de los diputados Ernesto Leyva Córdova y Rafael von Raesfeld Porras, quienes resaltaron que dicho ordenamiento es prioritario para los poblanos y trascendente para la entidad.

El voto en el extranjero 
Entre los datos dados a conocer por la bancada del PAN, que promovió la iniciativa, destacan:

De los 40 mil 714 sufragios enviados desde el extranjero, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, recibió 17 mil 169 votos, es decir, 42.2 por ciento del total.

En segundo sitio del voto migrante quedó Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Movimiento Progresista, integrada por PRD, PT y Movimiento Ciudadano, al recibir 15 mil 878 sufragios, lo que representa 39 por ciento del total.

Enrique Peña Nieto, de la coalición Compromiso por México (PRI-PVEM), recibió 6 mil 359 votos, es decir, 15.62 por ciento.

Y Gabriel Quadri de la Torre, del Partido Nueva Alianza (Panal), obtuvo 829 sufragios, 2 por ciento del total. Además, se recibieron 75 votos para candidatos no registrados y 404 fueron votos nulos.
Del total de votantes desde el exterior, 19.8 por ciento tiene credencial para votar con domicilio en el Distrito Federal, 10.8 por ciento en el Estado de México, 10.3 por ciento en Jalisco, 6 por ciento en Nuevo León, 5.2 por ciento en Guanajuato y el mismo porcentaje en Michoacán.

En 2006 Felipe Calderón, entonces candidato presidencial del PAN, recibió 58.3 por ciento del total de votos de migrantes mexicanos; López Obrador, por el PRD, PT y Convergencia, obtuvo 34 por ciento y Roberto Madrazo del PRI-PVEM consiguió 4.2 por ciento.

Cada uno de los 40 mil 714 votos emitidos por mexicanos residentes en el extranjero costó 4 mil 989 pesos al Instituto Federa Electoral (IFE).

En 2011, el IFE destinó 96 millones de pesos para la organización del voto desde el exterior, y en 2012 otros 107.1 millones de pesos para el mismo motivo.

Este sistema para que los mexicanos pudieran participar en la elección presidencial, independientemente de su país de residencia, costó en total al erario público 203.1 millones de pesos.

En 2006, la primera vez en que fue posible votar desde el extranjero para la elección de presidente de México, se gastaron 238.4 millones de pesos y se recibieron 32 mil 632 sufragios válidos.

El sexenio pasado el costo de cada voto migrante fue de 7 mil 306 pesos (aproximadamente 9 mil 421 pesos si se considera la inflación).