Desde las 15 horas la gente se empezó a formar en la hilera. Aguardaron casi siete horas. Pero el primero en subirse a la rueda de la fortuna fue el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Acto seguido, burócratas del Centro de Integración de Servicios (CIS) se subieron al artefacto de observación. Unas 200 personas del CIS se subieron al dispositivo turístico.

Los reclamos no se hicieron esperar. La hilera que iniciaba a la entrada de la rueda de la fortuna y doblaba hasta llegar frente a la librería Gandhi se quedó inmóvil, mientras los trabajadores del CIS franqueaban el paso para subir a la rueda.

“Estamos formados”, gritó una de las señoras de la fila. La mujer sacó su celular e intentó grabar, pero había poca luz. La mujer, enojada, se alzó de puntitas y tomó aire para gritarle al personal del staff: “El pueblo paga el sueldo de esos pendejos. Primero que pase el pueblo”.

Otra mujer le reclamó a la gente que filtraba el acceso a la rueda: “¡Oiga, se están metiendo!”

—Señora, todos van a pasar —decía el integrante del staff a gritos, mientras ingresaban los trabajadores del CIS frente a las personas que habían estado formadas siete horas.

—Van a pasar ahorita a las 10 de la noche —prometió el miembro del staff—, desde aquí hasta los que puedan pasar hasta las doce.
“¡No mames!”, gritó un chavo clase mediero que se había formado desde las 15 horas.

“¡Que presenten su credencial los del CIS!”, gritó una mujer. La señora sacó su celular e intentaba grabar cómo entraban los del CIS, quienes no se identificaban para ingresar a la rueda.

“De nada sirve”, la reprendió el joven clase mediero.

Bajo la luna llena y con el fondo de las tiendas departamentales del Centro Comercial Angelópolis se recortaba la rueda de la fortuna.

**

La inauguración de la rueda de la fortuna fue espectacular. Mientras los poblanos y turistas se formaron por más de seis horas, los funcionarios y sus familias ingresaron por la zona para invitados VIP. 

Frente a la rueda de observación, un templete para los invitados privilegiados. Ante la amenaza de la lluvia se repartieron impermeables con el logotipo de la rueda de observación. Pero la luna y los fuegos artificiales reemplazaron a la lluvia.

Afuera de la zona especial la gente se tomaba fotografías con sus teléfonos celulares. En el paseo aledaño, arlequines con diseños entre vintage y vanguardistas posaban con los visitantes. Mujeres esbeltas y espigadas posaban con los visitantes.

El café CoffeYork, de la misma franquicia que el que se encuentra en la zona de Los Fuertes, remodelado por la actual administración estatal, estaba lleno. El único negocio de alimentos en la zona de la rueda de observación.

**

—¿Por qué se ve mejor en la pantalla que en vivo?

—No sé, se ve medio chafón.

—Mira pa’rriba, se ve genial.

Al iniciar el espectáculo de fuentes de agua iluminadas por lámparas xenón de 400 watts, terminados los discursos, la gente que estaba formada en la hilera de la rueda se arremolinaba cuidando sus lugares.

***

—Está enorme.

Al mirar la hilera para subirse a la rueda de la fortuna la gente pasaba del azoro a la modorra: “No manches, es para subirse. Ay, pues vamos a formarnos”.

Un burócrata trajeado con su radio le decía a la gente: “Señores, nos hacemos a un lado. Es que viene nuestro presidente”.

El séquito del gobernador marchó de prisa, cruzó el puente y apretó el paso, entre fotógrafos y funcionarios.

“Gobernador, gobernador, puede saludarlo”, interceptó una señora con sus hijos a Moreno Valle.

“Toqué al presidente”, exclamó entre el barullo.

***

El mensaje del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, culminó con las palabras de su campaña política de 2010: “Para Puebla, lo mejor está por venir”.

En dos grandes pantallas circulares, simulando la rueda de observación, se desplegaba la imagen del gobernador de Puebla diciendo su discurso.

El funcionario federal Ricardo Rebollo Mendoza, director de Programas Regionales de Sectur, fue amable con el gobernador: “Las palabras sobran”, y agregó que observó “el gran respeto que le tienen al gobernador”.

Rebollo señaló que Moreno Valle es uno de los pocos gobernadores que le apuestan al turismo como una opción de desarrollo.

El gobernador de Puebla hizo su propio elogio de la rueda de observación: “Es una opción vanguardista, propia de las grandes ciudades del mundo”.

Moreno Valle desplegó su numeralia sobre la inversión de la rueda y su promoción al turismo. Asimismo, mencionó que Puebla se ha convertido en un importante destino turístico, como lo demuestra el crecimiento de la afluencia de visitantes en un 44 por ciento en los últimos dos años, como resultado de la creación de infraestructura y de la designación de seis municipios como Pueblos Mágicos.

El gobernador poblano resaltó que su administración se propone continuar aumentando la oferta turística, así como fomentar el desarrollo sustentable, que creció 11 por ciento en lo que va de su gestión, además de fortalecer el deporte, la cultura y el tejido social.

En la información de la página de gobierno del estado de Puebla se resalta la inauguración de la rueda de observación, señalando que Rafael Moreno Valle reafirmó su determinación de que Puebla recupere su sitio en los ámbitos nacional e internacional, a fin de continuar transformándose en beneficio de todos los habitantes.

Además, la información oficial señala que Moreno Valle y su esposa hicieron entrega de los primeros boletos para la “Estrella de Puebla” y, posteriormente, subieron a una de las góndolas ante la expectación de los cientos de ciudadanos que acudieron a ésta, que será una de las noches más memorables en la historia moderna de la capital poblana.

**

Los fuegos artificiales surcaron el aire. No faltó el “Huapango” de Moncayo. La iluminación cruzó los cielos, mientras una tonada de Dixieland se escuchaba entre los empellones para subirse a la rueda de observación.