Durante más de 50 minutos la prensa poblana aguardó a las afueras del Auditorio de la Reforma a la espera de entrar al tercer informe del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

En un acto total de fascismo y descaro, "el señor de los cerros" prohibió la entrada de fotógrafos y camarógrafos a su lujoso evento, mismo que comenzó con 38 minutos de retraso.