Para el analista político de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) Alejandro Guillén Reyes, en el tercer informe de actividades presentado el pasado miércoles por el mandatario poblano Rafael Moreno Valle, llama la atención la postura que tomó la representación en el Congreso del estado de Puebla del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que, en voz de la diputada Silva Tanús Osorio, mostró que llevarán una relación diferente con el primer mandatario de la entidad poblana: “Parece que será una relación distinta a los últimos tres años”.

En ese contexto, el politólogo de esa institución católica poblana reveló que se esperaba la actuación de un PRI menos complaciente, que antes era controlado; por eso reiteró que la legisladora del partido tricolor dejó en claro que la relación del PRI y el gobierno del estado será de una bancada más crítica y menos complaciente que en la primera parte del gobierno morenovallista.

Al investigador de la UPAEP le llama mucho la atención la petición pública que Moreno Valle hizo el Gobierno Federal, ya que el gobernador de Puebla al final de su discurso oficial solicitó mayores recursos nacionales para llevar a cabo obras y acciones que se consideran necesarias para la entidad poblana, como el segundo piso de la autopista a la ciudad de México.

Por el informe presentado, el lugar elegido y las personalidades que se hicieron presentes en el tercer informe de Rafael Moreno Valle, dijo Guillén Reyes, el mandatario poblano manda un mensaje claro que se encuentra en la pista nacional. “Y no hace falta un análisis muy sesudo para darse cuenta de ello”, porque el gobernador del estado abrió su juego al ámbito nacional y mostró la capacidad de convocatoria que tiene con la clase política del país.