Una mancha entre café y marrón comenzó de manera repentina a recalar en las olas de una parte de la costa de Coatzacoalcos