Para el analista político de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) Manuel Díaz Cid, la postura aguerrida que tomó la representante de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Silvia Tanús Osorio, en el arranque de la LIX Legislatura, no está equivocada porque al final de cuentas la política es un juego de equilibrios y se equivoca el que piensa que el mejor escenario es que haya una sola fuerza y un sólo proyecto: “Eso se llama dictadura y en la democracia siempre hay diversidad y ahí se encuentra la verdadera riqueza de los movimientos democráticos”.

En concreto, dijo es especialista universitario, la postura del PRI es correcta pero solamente si la saben manejar bien y si el gobierno del estado de Puebla se equivoca le puede dar al priismo poblano puntos de recuperación: “Algo que el PRI necesita como el oxigeno, porque el tricolor se ha desdibujado de manera impresionante en el estado de Puebla”.

En la reconformación presentada en días pasados en la LIX Legislatura poblana, dijo el politólogo de la UPAEP, se nota una tendencia evidente a que el gobierno de Puebla meta las manos en esas posiciones, a partir de la idea de que los representantes legislativos tienen que seguir la estrategia marcada por la autoridad ejecutiva poblana: “Para que los resultados que se logren entre el Congreso y el gobierno entren en sinergia lograr la aprobación de proyectos y su desarrollo sin obstáculos”, pero sobre todo, que avalen la petición de recursos para llevar a cabo muchas de esas acciones en el orden práctico.

Sobre los retos de la Legislatura que arrancó funciones el pasado 15 de enero, Manuel Díaz Cid afirmó que ese tema lo tienen que manejar con mucho cuidado porque hay una propensión del gobierno del estado a hacer valer sus puntos de vista sobre los del Congreso del estado: “Creo que eso no es sano, al final de cuentas los gobiernos se consolidan más y se vuelven más fuertes cuando son capaces de convencer y de sumar esfuerzos entre todos los que van en el mismo proyecto”.

Por el contrario, agregó el especialista de la política poblana y nacional, los gobiernos se debilitan cuando imponen una línea y entonces dan por supuesto que todos van con ellos, cuando muchos van empujados y presionados: “Ahí hay una diferencia muy grande”.

En relación con la capacidad que los diputados locales tengan para los próximos cuatro años ocho meses, el experto en análisis político dijo que habrá que darles el beneficio de la duda: “Pero me parece que seguimos teniendo en todos los partidos políticos el problema de nombrar a muchos de los candidatos a puestos de representación por amistad y por antigüedad, que por su capacidad”.

Al hacer una revisión de la lista de los 41 legisladores que integran el Congreso del estado de Puebla, Manuel Díaz Cid dijo que no encuentra que pudiera dudar de su capacidad de hacer un buen papel: “Sin embargo, habrá que ver si son capaces de mantener su independencia y su capacidad de crítica y de protesta”, concluyó el especialista.