Personal del Hospital General de Ciudad Serdán dio a conocer diversas irregularidades al interior del nosocomio, con la probable protección y participación del representante sindical José Miguel Juárez Alvarado, a quien además acusaron presuntamente de extraer medicamentos del hospital para su venta particular.

Trabajadores del Hospital General de Ciudad Serdán —que solicitaron el anonimato por temor a represalias— evidenciaron al representante sindical José Miguel Juárez Alvarado por supuestamente expedir recetas del Seguro Popular dentro del hospital, a nombre de pacientes que no están hospitalizados, para surtirse de grandes cantidades de medicamentos.

“El doctor José Miguel Juárez Alvarado usa recetas del Seguro Popular dentro del hospital, a nombre de pacientes que ni siquiera están internados, para surtir grandes cantidades de medicamentos incongruentes a un tratamiento; esto, con el sólo fin de surtir su consultorio particular, que se ubica justo frente a la entrada del estacionamiento del Hospital General de Ciudad Serdán”, aseguraron tras mencionar que ésta ha sido una práctica constante.

Con copia de las recetas enviadas a Intolerancia Diario, se muestra una con fecha del pasado 14 de mayo del 2013 y con el número de folio 360864, en la que presuntamente el médico Juárez Alvarado suscribe a una paciente 70 ampolletas de medicamentos como Ampicilina, Ketorolaco, Gentamicina y Ceftriaxona.

En otra receta, de uso oftálmico, con número de folio 0528 y con fecha del 9 de julio del 2013, se prescriben Dexametasona, 15 cajas; Butilhiocina, cinco cajas; Orciprenalina, dos cajas; Ketorolaco, ocho cajas, y una más que no se distingue por la letra ni el nombre del médico, sólo el número de registro de especialidad, 46533.

Negocio redondo

Aunado a la probable extracción de medicamentos para su venta particular, se suman otras quejas como que las pacientes ginecológicas son manipuladas para tratarlas en su consultorio particular, con los médicos especialistas de la región.

También, que el químico que trabaja en el laboratorio del Hospital General de Ciudad Serdán extrae los insumos del lugar para llevárselo a su laboratorio particular. “Desafortunadamente, cuando llegan a ir los pacientes a practicarse cualquier prueba, éste les niega el servicio, la mayoría de las veces con el pretexto de que no cuentan con los reactivos o los insumos necesarios; motivo por el cual muchos deben acudir al laboratorio particular. Sin embargo, aquellas personas de escasos recursos deben esperar días o hasta semanas para realizarse sus exámenes médicos”, indicaron.

Incluso, sostuvieron que los recibos de donación de sangre se venden, al igual que los medicamentos. Bajo este panorama, los quejosos manifestaron su inconformidad por las diversas anomalías que se presentan al interior del nosocomio, sin embargo, coincidieron en no poder presentar una denuncia formal o acudir a las autoridades de salud por temor a ser despedidos o a futuras represalias.

“La mayoría del personal no estamos de acuerdo con estas prácticas que se suponen son un delito federal, además de que los pacientes cuando acuden al hospital de quejan constantemente de que no hay medicamentos y el servicio del laboratorio es casi nulo, pero poco pueden hacer, pues temen que las autoridades de Salud no den una solución”.

Finalmente, los denunciantes mencionaron que hasta el momento el Hospital General de Ciudad Serdán continúa sin director, lo que representa que las irregularidades se incrementen; por lo que solicitaron a las respectivas autoridades realizar una exhaustiva investigación.